Musicoterapia e incremento de las funciones ejecutivas

musicoterapia

Todos conocemos ya  que la terapia musical, tan utilizada  por los terapéutas ocupacionales que trabajan el Neurorrehabilitación, es efectiva, no solo para mejorar el comportamiento y la atención sino también para  disminuir la agresividad sobre todo en pacientes con demencia o en niños con transtornos de comportamiento o hiperactividad.

Nuevos estudios contribuyen a afianzar la idea de que la terapia musical mejora la función ejecutiva, especialmente incrementando la flexibilidad o plasticidad de áreas cerebrales  que participan en la memoria de trabajo y en la velocidad de procesamiento de la información.

Podemos leer un nuevo estudio publicado on line en un blog científico el PLOS ONE, el 17 de junio, financiado por la Fundación Gramy. En él su autora la Dra. Nadine Gabb, que trabaja en el laboratorio de Neurociencias del Hospital infantil de Boston, nos trata de mostrar como los músicos, tanto niños como adultos, poseen mejores habilidades en las funciones ejecutivas que la gente que no tiene formación musical.  Además el cerebro de los niños con un entrenamiento musical va a presentar mayor creación de interconexiones neuronales que facilitan sus funciones ejecutivas en el futuro.

Como ya sabemos dentro de las funciones ejecutivas se incluyen el procesamiento de la información, la inhibición, la resolución de problemas, la memoria de trabajo, la flexibilidad cognitiva, aspectos que el niño desarrolla durante sus primeros años. En un niño deben de ir madurando de forma normal diferentes actitudes sociales, emocionales, físicas y no solamente las funciones ejecutivas para conseguir un desarrollo adecuado.

La Dra Gaab y sus colaboradores han llevado a cabo un estudio en 30 adultos diestros ,15 músicos y 15 no músicos de edad entre 18 y 35 años (media de 24,8 años). Los músicos habían iniciado sus estudios a los 9 años o incluso antes. Otro estudio incluía a 15 niños que tocaban un instrumento (al menos durante 3 años), comparándolos con un grupo control de niños de la misma edad sin formación musical.

Ambos grupos fueron estudiados con la batería de test “Delis-Kaplan System” de función ejecutiva, que valora la fluencia verbal, la memoria de trabajo, la velocidad de procesamiento, la inhibición y función motórica fina y bimanual.

Los adultos músicos mostraron mejores resultados en fluencia verbal, en la capacidad de actividad digital , bimanual, en la capacidad de memoria visual y numérica medida con el test “Visual Backward Digit Span”, que consiste en memorizar números y repetirlos al revés. En los niños el test utilizado  era el “Task Switching” que asocia sonidos con lateralidad y formas geométricas.

A todos los pacientes se les realizó una RMN funcional, viendo que los niños con formación musical mostraban más activación en el córtex prefrontal y girus supramarginal.

Como conclusión los autores creen que no solo debe darse formación musical a los niños, sino también potenciar otras actividades lúdicas y deportivas, algo que se está perdiendo en los países desarrollados. Además la Dra.Gaab opina que la musicoterapia debe ser usada también en el deterioro cogntivo, traumatismo craneoencefálico o en niños con transtornos de atención o hiperactividad.

Autora: Ana Belén Cordal López