¿Un payaso en un hospital?

Sani-clown es  una Asociación Nacional, compuesta por payasos terapéuticos para la sanidad. Está concebida con el fin de mejorar la salud emocional de los pacientes ingresados, como la de sus familiares y del personal sanitario.

2014-05-16-15.38.43

Los “Clowns” son profesionales de la medicina, arte, educación y psicología que se han formado en la técnica orientada al abordaje y acompañamiento de pacientes ingresados.

Su objetivo es que las intervenciones ayuden al paciente pediátrico o adulto en su situación de ingreso y que sea “menos traumático”, sublimando sus temores a través de técnicas de humor, poéticas y artísticas en general.

Nuestra compañera Emma Gil (Neuropsicóloga) participa en este bonito proyecto, y hoy nos cuenta su experiencia, sus palabras nos llegan y nos tocan puesto que lo vivimos desde muy cerca en nuestros trabajos.

El payaso de hospital.

“Todos conservamos de pequeños recuerdos de ese personaje de nariz roja y zapatos grandes que a algunos hacía reír (y a otros, llorar) en los días de circo.

Poco tiene que ver con el que, en estos días, podemos ver en algunos entornos hospitalarios paseando por pasillos y habitaciones.

El payaso de hospital no pretende sembrar carcajadas, ni siquiera busca una risa. Su energía es la curiosidad más pura y su única pretensión es el juego. Su presencia es sutil y sus efectos, insospechados.

El payaso aparece y com-padece. Desvela sus debilidades, invitando a descubrir las nuestras. Se enorgullece sin pudor de sus logros y abre la puerta para que nosotros lo hagamos con los nuestros.

La mirada del payaso esta libre de juicio, y su acción llena de entusiasmo.

La mascara más pequeña del mundo desenmascara con su presencia.

Mi experiencia en intervenciones con personas afectadas de daño cerebral ha resultado siempre fascinante. El payaso se acerca de un modo completamente diferente a la persona, y esto provoca resultados insospechados. He visto a personas con heminegligencia conducir coches por la Gran Vía, atrapar peces con sus propias manos a personas con hemiparesia, hablar con la mirada a pacientes afásicos.

Jugar cambia el aire viciado de hospital y permite, por fin, respirar.

Podéis encontrar más información sobre la Asociación en su página oficial www.saniclown.com,  si queréis podéis colaborar con ellos, seguro que puede servir de gran ayuda a aquellos que más lo necesitan.

Foto original de su página web.

 

 

Si comemos proteínas de pescado disminuimos el riesgo de ictus


pescados-y-mariscos

Un nuevo metaanálisis publicado online en la revista Neurology y realizado por el profesor Xinfeng Liu del departamento de Neurología de la Universidad de Liangsu en China, encuentra clara relación entre el consumo de proteínas contenidas en el pescado y la disminución del ictus.

“Podemos tener menos ictus si disminuimos las carnes rojas y aumentamos el consumo de pescado”.

El estudio fue realizado tras obtención de datos de Pubmed y Embase de estudios publicados y centrados en el  consumo de proteínas de origen animal o vegetal y la incidencia de nuevos casos de ictus. Incluyeron 7 estudios ( 4 de EEUU, 2 de Japón y 1 de Suecia) con un total de 254.489 participantes. El seguimiento de los pacientes fue realizado durante una media de 14 años en los que se les preguntaba sobre sus hábitos alimenticios, porcentaje de proteínas en la dieta y número de comidas al día realizadas.

En las personas que consumían proteínas de origen animal contenidas en el pescado (sobre todo en población japonesa y sueca) los ictus se presentaban con menos frecuencia que en los que consumías proteínas animales derivadas de carnes rojas, lo típico de los EEUU.

burger atun

Un análisis de dosis-respuesta encontraba que el riesgo de ictus disminuía un 26% por cada gramo de proteína consumida al día, lo que supondría una reducción de mortalidad de hasta 1.482.000 personas al año, contribuyendo también a la disminución de la discapacidad.

El efecto beneficioso del aumento de proteínas de pescado estaría en relación con la disminución de las cifras de TA, disminución de colesterol total, triglicéridos y LDL-colesterol. Relación clara con la disminución de ictus hemorrágicos relacionados con las cifras altas de Tensión arterial. Además las proteínas de pescado se suelen asociar a mayor índice de potasio, magnesio y fibras en la dieta.

El Dr Arturo Tamayo y el Dr.Luis Castilla-Guerra escriben una interesante editorial en el Neurology, dónde nos hablan de la importancia de un aporte del 20% de grasas  en la dieta, procedentes del aceite de oliva , frutos secos, frutas, verduras y legumbres, limitando la carne roja a una vez a la semana. El aumento de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga  tienen un efecto beneficioso en la bajada de la tensión arterial, el perfil lipídico, la función plaquetaria y función endotelial, disminuyendo la posibilidad de enfermedad tromboembólica.

Si os interesa podéis consultar los siguientes enlace:

1. Neurology 

2. Neurology