Los problemas de memoria pueden ser el primer indicador de un futuro ictus.

Jack Nicholson

En estos días en que nos hemos enterado que un actor tan glorioso como Jack Nicholson abandona la interpretación tras ser diagnosticado de Alzheimer, es interesante analizar un estudio que valora la relación entre la pérdida de memoria y el posterior diagnóstico de ictus.

Todos sabemos que los pacientes que han sufrido un ictus padecen problemas de memoria relacionados con la alteración de células cerebrales y el daño vascular que se produce en el área circundante a la lesión isquémica o hemorrágica.

En este estudio publicado en el Stroke la hipótesis de  los investigadores  es justo la contraria; saber si los déficits cognitivos predicen el futuro ictus. Se plantean si la acumulación de patología vascular que precede al ictus puede manifestarse por si misma como problemas en nuestra memoria.

El estudio ha sido realizado por el  Dr. Ikram y sus colaboradores en el Centro Médico Erasmus de Rotterdam y publicado en el Stroke el 11 de diciembre.

En él se han incluido 9152 personas mayores de 55 años (edad media 67 años), no diagnosticados de ictus o demencia, del área de Rotterdam, a los que se les realizaba una sencilla pregunta: ¿Tiene usted alteraciones en su memoria que alteren su vida diaria?.

A todos nosotros en determinados momentos nos puede pasar que nos olvidemos de dónde hemos dejado las llaves, pero aquí los transtornos de memoria son más severos y se relacionan con alteraciones en actividades básicas o transtornos en lectura o procesamiento complejo de información, que son más frecuentes en los individuos de un nivel cultural más alto.

Además de ser valorados con test subjetivos, fueron examinados con el minimental state examination y monitorizados durante 10 años, en hospitales, centros de salud, hogares y residencias geriátricas.

Los déficits subjetivos en la memoria en la población estudiada fueron del 17% ,  similares a la población general de esa misma edad.

En los que presentaban problemas en memoria se encontró una asociación mayor con la aparición de ictus, valorándose factores correctores como edad, sexo, factores de riesgo cardiovascular, ser portadores del alelo APOE épsilon 4 y depresión.

El riesgo era superior en personas con alto nivel educacional, y no se observaba relación entre la puntuación del minimental y la aparición de ictus, estando más relacionado el ictus con los déficits subjetivos de memoria. El mimimental no tiene la suficiente sensibilidad como prueba para determinar los cambios que se quieren estudiar.

Los individuos con alto nivel educativo, construyen una reserva cognitiva y normalmente tardan más tiempo en desarrollar signos de deterioro cognitivo y demencia. Disponen de más estrategias para conseguir mejores puntuaciones en los test. Pero al mismo tiempo notan cambios más sutiles en su memoria, por eso en los test subjetivos puede determinarse mejor el deterioro en etapas precoces.

El Dr. Ikram autor del estudio comenta en su presentación que el análisis  continúa pasando a una segunda fase en la que utilizarán la RMN funcional para poder determinar si los problemas de memoria pueden ser visualizados  en las imágenes obtenidas, plasmando así las posibles nuevas interconexiones neuronales que se establecen en el deterioro cognitivo que puede ser la antesala de un futuro ictus.

Stroke: Subjetive Memory Complaints and the Risk of Stroke.

Autora: Ana Belén Cordal López.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s