Nuevas guías clínicas de prevención secundaria en el ictus

HTA

La Asociación Americana de Cardiología junto con la de Neurología (AHA/ASA) acaban de publicar online el día 1 de mayo en la revista Stroke, las guías clínicas del correcto manejo clínico de un paciente afectado de ictus.

¿Cuál es la actitud clínica que debemos adoptar ante un paciente que ha sufrido un ictus?.

  1. Realizar un screening de Diabetes y Obesidad en todos los pacientes.
  2. Si es posible realizar screening de la apnea de sueño con polisomnografía.
  3. Estudio de nutrición y seguimiento de dieta mediterránea.
  4. Monitorización con estudio cardiológico a largo plazo del posible desarrollo de Fibrilación Auricular, sobre todo en los ictus de causa desconocida.
  5. Uso de nuevos anticoagulantes orales, sustituyendo al sintrom en condiciones específicas.
  6. Tomar conciencia de la importancia de la ateroesclerosis aórtica y la prediabetes como posible causa de un futuro ictus.

En España cerca de 130.000 personas al año sufren un ictus, siendo la primera causa de dependencia en el adulto y la segunda causa de demencia. Por lo tanto es importante un buen manejo de las complicaciones y saber manejar a estos pacientes para evitar nuevos episodios, que incrementarán más la dependencia o causarán su fallecimiento.

Evidentemente estas guías están desarrolladas en Estados Unidos y lo que resaltan por encima de todo es el problema de la obesidad y la nutrición. El personal sanitario debe instruir al paciente en el cambio de estilo de vida, evitando el sedentarismo y estableciendo programas de ejercicio físico. Además la dieta mediterránea se ha incluido con un nivel de evidencia científica 2 A.

TAC angiograma

En cuanto a la Ateroesclerosis aórtica y carotídea, el Dr Walter Kernan de la universidad de Yale, cree que aunque lo adecuado sería que todos los pacientes se realizaran un eco transesofágico y de troncos supraaórticos, ya que es la prueba adecuada para el diagnóstico, esto es poco viable. Por lo tanto lo adecuado será el tratamiento con aspirina, estatinas y control de la tensión arterial.

En el caso de la Fibrilación Auricular, debemos de monitorizarla al menos los 30 día siguientes, con realización de EKG de control y con tratamiento anticoagulante, para prevenir nuevos émbolos. El reciente estudio CRYSTAL-AF encuentra hasta un 9% de prevalencia. En las nuevas guías se incluyen además de la warfarina , los tres nuevos anticoagulantes orales como opción del tratamiento profiláctico. El Dabigatrán (Pradaxa) y Apixabán son incluidos con evidencia 1, mientras que el Rivaroxabán (Xarelto) 2A.

En pacientes con apnea del sueño, se ha incluido como beneficios el aplicar tratamiento con BIPAP o CPAP, con presión positiva y el bajar de peso.

STENT CAROTIDEO

Por último en los pacientes con estenosis arterial como causa del ictus, bien por ateroesclerosis o por un émbolo, la colocación del stent no parece ser más efectiva que el tratamiento farmacológico con rtPA (fibrinólisis) según el reciente estudio SAMMPRIS

Fuente: Texto integro publicado en Stroke online 1 de mayo 2014

Autora: Ana Belén Cordal López.