MATERIAL DESCARGABLE Y GRATUITO: “Cuaderno de ACTIVIDADES de la VIDA DIARIA”

avd

Hoy Martes, y a través de la página https://www.estevefarma.com, os queremos dejar un cuaderno de estimulación cognitiva para trabajar las Actividades de la Vida Diaria. 

Este cuaderno ha sido elaborado por profesionales pertenecientes al Centro de Prevención del Deterioro Cognitivo, del Instituto de Salud Pública de Madrid Salud, del Ayuntamiento de Madrid.

Sus autores son:  Lozano Ibáñez, M.; Brizuela Ledesma, C.; De Andrés Montes, M.E.; García Marín, A.; Reinoso García A.I; Aragón Cancela, M.C.; Llanero Luque, M.; García Mulero, E.; Gómez Sánchez-Garnica, J.M; Ruiz Sánchez de León, J.M.; Álvarez Crespo, B;  Martín Medina, E.; Montejo Carrasco, P.; Montenegro Peña, M.

El objetivo de este cuaderno es mantener la independencia en las AVD (Actividades de la Vida Diaria), trabajando las diferentes áreas cognitivas (atención, memoria, cálculo, lenguaje…). Está dividido en seis bloques:

  • Tener hábitos saludables.
  • Manejar el dinero,
  • Ir a la compra.
  • Usar los medios de transporte.
  • Estar informado.
  • Disfrutar del tiempo libre.

Aquí os dejamos el enlace a este interesante documento:

  • Cuaderno de “Actividades de la Vida Diaria”: 

Esperamos que os sirva de ayuda!

Os queremos recordar que tenemos ABIERTAS la matriculación de nuestro Experto Universitario en Terapia Ocupacional Neurológica. Enfoques actuales de intervención y tratamiento en el daño cerebral”. Acreditado por la Universidad Europea Miguel de Cervantes con 33 créditos/825 horas. En formato ONLINE, Con una metodología de aprendizaje muy práctica.

Más información y matriculación a través de rhbneuromad@gmail.com

https://rhbneuromad.com/2020/11/19/experto-en-terapia-ocupacional-neurologica-enfoques-actuales-de-intervencion-y-tratamiento/

Rhbneuromad.

Fuente imagen: portada del propio cuaderno.

Artículo: “Alteraciones cognitivas y funcionales a largo plazo por la Hemorragia Subaracnoidea”

Hoy Jueves, os queremos dejar un artículo escrito por Julia Irene Gutiérrez Ivars, licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, y que cuenta con el Máster Oficial en Neuropsicología de la Universidad de Salamanca. Actualmente, desempeña su labor como psicóloga clínica.

Queríamos agradecer a Julia su colaboración en el blog e invitaros a leer este interesante artículo. Muchas gracias Julia por tu colaboración!

Al igual que Julia, os queríamos invitar al resto de profesionales que trabajáis en el campo de la neurorrehabilitación a compartir vuestras experiencias y artículos para poder crear un espacio abierto, de intercambio de experiencias y de promoción de la neurorrehabilitación desde todas las disciplinas. Animaos a participar, os esperamos!

Y sin más, aquí os dejamos este interesante artículo:

ALTERACIONES COGNITIVAS Y FUNCIONALES A LARGO PLAZO POR LA HEMORRAGIA SUBARACNOIDEA. 

Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos son producto de una extravasación de sangre en el interior de encéfalo, debido a la ruptura de un vaso sanguíneo.

Hablamos de hemorragia subaracnoidea cuando la extravasación de sangre se produce entre la aracnoides (membrana delgada de tejido conectivo fibroso ubicada por debajo de la duramadre) y la pía madre, este fino espacio entre ambas capas se denomina espacio subaracnoideo.

Dibujo

Su incidencia es de 2 a 22 casos, según la población estudiada, por cada 100.000 habitantes. Lo que supone el 9% del total de accidentes cerebro-vasculares.

Pese a ser una cifra pequeña es trascendental, ya que reduce 27% la cantidad de vida productiva en la población activa total (Tsutsumi, Ueki, Morita y Kirino, 2000). Este impacto se debe a que afecta a personas jóvenes, la media de edad de los pacientes es de las más baja dentro de los accidentes cerebrovasculares, en torno a los 55 años (Tsutsumi, et al. 2000). Además, presenta una elevada tasa de mortalidad, el 45% de los casos no sobrevive (Cardentey-Pereda y Pérez-Falero, 2002). Y dentro del grupo que si lo hace, del 20–30% padecen secuelas neurológicas altamente discapacitantes.

 

Dibujo1La etiología más frecuente son los traumatismos y aneurismas, que dañan venas o arterias del espacio subaracnoideo produciendo el sangrado.
En la fase aguda el síntoma principal es una cefalea súbita, además puede haber manifestaciones psíquicas como depresión, apatía o delirios.

Hay una buena documentación sobre el tratamiento, las consecuencias y complicaciones en esta fase, pero ahora nos centraremos sobre las secuelas crónicas a nivel cognitivo o funcional, sobre las que existen pocos estudios. Y es en este punto donde la figura del neuropsicólogofisioterapeuta, logopeda o terapeuta ocupacional cobra una especial relevancia.

La prevalencia de los daños es heterogénea entre los diferentes dominios cognitivos analizados y el porcentaje en cada uno de ellos conlleva rangos muy amplios (como muestra la tabla).

Una de las fuentes de dicho error es que en ocasiones las evaluaciones se realizan de manera unitaria, otra causa es la falta de control del tiempo que ha trascurrido desde que se produjo el daño hasta la administración de la prueba, error que por otro lado demuestra que existe una mejoría a lo largo del tiempo. De hecho, al comparar la severidad del deterioro cognitivo con otras hemorragias intracraneales, la afectación inicial es similar, pero el pronóstico de mejora es mayor en la HSA, debido a la menor edad media de presentación. Por ello, resulta especialmente importante el planteamiento de una buena rehabilitación.

Dibujo2

Aunque el curso temporal de la recuperación cognitiva entre los diferentes dominios es muy variable, destaca la rapidez en la memoria verbal y el lenguaje (encajando con mayores rangos de los datos en cuanto a porcentaje de daño de la tabla 1) que se rescatan en un periodo aproximado de 3 meses, la capacidad de inhibición requiere de un año, atención y flexibilidad cognitiva necesitan periodos superiores al año, y la CV precisa de más de 5 años para su recuperación.

En gran parte de la literatura sostiene que un factor determinante para la recuperación de las capacidades cognitivas y funcionales es el estado de la psicomotricidad. Para la recuperación del lenguaje se indica como buen predictor el estado del mismo en las fases agudas de la hemorragia.

Los resultados de Sheldon y colaboradores (2012) sugieren que los déficits en memoria después de la HSA son producto de daños en componentes ejecutivos, al obtener resultados peores de memoria con pruebas que requieren de funciones ejecutivas. Lo que informa de una posible línea de rehabilitación de la memoria, reduciendo al mínimo las exigencias de las funciones ejecutivas en las tareas de los afectados.

El regreso a la vida laboral no es posible en la mayoría de los casos, aunque se ha logrado aumentar la tasa de reinserción gracias a reducciones de la jornada o en la responsabilidad de los trabajos, en relación a la situación previa al accidente.
Las deficiencias en las Actividades de la Vida Diaria (AVD) y Actividades Instrumentales de la Vida Diaria (AIVD) son notorias, pero existe una subestimación de la prevalencia real debido a que las medidas son principalmente por auto-informe.

Las deficiencias en el rendimiento cognitivo y funcional se complican aún más por los problemas de depresión, ansiedad, fatiga y sueño, destacando la compleja interrelación entre todos ellos junto con los diferentes déficits y las exigencias diarias de cada paciente.

Además, los datos de ansiedad (entendida como un estado de hiperalerta), los fenómenos de pensamientos invasivos, las conductas de evitación y el miedo a la repetición del evento (consecuencias habituales de esta patología), perfilan una vulnerabilidad para sufrir el Trastorno de Estrés Pos-Traumático (TEPT) en pacientes que han sufrido HSA, siendo una cuestión que requiere especial atención para ser evitada.

Todos estos datos nos perfilan la estela por la cual debemos diseñar la rehabilitación en este caso de daños, haciéndose patente la relevancia de un trabajo multidisciplinar y en estrecha colaboración con el afectado y su círculo cercano.

Autora del artículo: Julia Irene Gutiérrez Ivars. Neuropsicóloga.

Referencias Bibliográficas:

Cardentey-Pereda, A. L. y Pérez-Falero, R. A. (2002). Hemorragia subaracnoidea.
Sheldon, S., Macdonald, R. L., y Schweizer, T. A. (2012). Free recall memory performance after aneurysmal subarachnoid hemorrhage. Journal of the International Neuropsychological Society, 18, 334-342.
Tsutsumi, K., Ueki, K., Morita, A., Kirino, T. (2000). Risk of rupture from incidental cerebral aneurysms. Neurosurg, 93, 550-3

Además, os queremos recordar que SÓLO FALTAN 10 DÍAS para el comienzo de nuestro CURSO:

“Intervención cognitivo-conductual en pacientes con daño neurológico”.

Abordaje desde terapia ocupacional /fisioterapia.

Puzzle, Compartir, Creo Que, Cerebro, Pensamiento

  • COMIENZO el día 7 de marzo!! Hasta el 28 de marzo. 50 horas en su totalidad.
  • Dirigido a: terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas.
  • !!COMENZAMOS YA!!! NO dejes pasar esta gran oportunidad!!! 
  • Más información e inscripciones en: rhbneuromad@gmail.com ó si te resulta más fácil, SIMPLEMENTE rellena este formulario y dale a ENVIAR!!

 

Nuevo artículo: “Alteraciones cognitivas y funcionales a largo plazo por la Hemorragia Subaracnoidea”

Hoy Jueves, os queremos dejar un artículo escrito por Julia Irene Gutiérrez Ivars, licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, y que cuenta con el Máster Oficial en Neuropsicología de la Universidad de Salamanca. Actualmente, desempeña su labor como psicóloga clínica.

Queríamos agradecer a Julia su colaboración en el blog e invitaros a leer este interesante artículo. Muchas gracias Julia por tu colaboración!

Al igual que Julia, os queríamos invitar al resto de profesionales que trabajáis en el campo de la neurorrehabilitación a compartir vuestras experiencias y artículos para poder crear un espacio abierto, de intercambio de experiencias y de promoción de la neurorrehabilitación desde todas las disciplinas. Animaos a participar, os esperamos!

Y sin más, aquí os dejamos este interesante artículo:

ALTERACIONES COGNITIVAS Y FUNCIONALES A LARGO PLAZO POR LA HEMORRAGIA SUBARACNOIDEA. 

Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos son producto de una extravasación de sangre en el interior de encéfalo, debido a la ruptura de un vaso sanguíneo.

Hablamos de hemorragia subaracnoidea cuando la extravasación de sangre se produce entre la aracnoides (membrana delgada de tejido conectivo fibroso ubicada por debajo de la duramadre) y la pía madre, este fino espacio entre ambas capas se denomina espacio subaracnoideo.

Dibujo

Su incidencia es de 2 a 22 casos, según la población estudiada, por cada 100.000 habitantes. Lo que supone el 9% del total de accidentes cerebro-vasculares.

Pese a ser una cifra pequeña es trascendental, ya que reduce 27% la cantidad de vida productiva en la población activa total (Tsutsumi, Ueki, Morita y Kirino, 2000). Este impacto se debe a que afecta a personas jóvenes, la media de edad de los pacientes es de las más baja dentro de los accidentes cerebrovasculares, en torno a los 55 años (Tsutsumi, et al. 2000). Además, presenta una elevada tasa de mortalidad, el 45% de los casos no sobrevive (Cardentey-Pereda y Pérez-Falero, 2002). Y dentro del grupo que si lo hace, del 20–30% padecen secuelas neurológicas altamente discapacitantes.

 

Dibujo1La etiología más frecuente son los traumatismos y aneurismas, que dañan venas o arterias del espacio subaracnoideo produciendo el sangrado.
En la fase aguda el síntoma principal es una cefalea súbita, además puede haber manifestaciones psíquicas como depresión, apatía o delirios.

Hay una buena documentación sobre el tratamiento, las consecuencias y complicaciones en esta fase, pero ahora nos centraremos sobre las secuelas crónicas a nivel cognitivo o funcional, sobre las que existen pocos estudios. Y es en este punto donde la figura del neuropsicólogofisioterapeuta, logopeda o terapeuta ocupacional cobra una especial relevancia.

La prevalencia de los daños es heterogénea entre los diferentes dominios cognitivos analizados y el porcentaje en cada uno de ellos conlleva rangos muy amplios (como muestra la tabla).

Una de las fuentes de dicho error es que en ocasiones las evaluaciones se realizan de manera unitaria, otra causa es la falta de control del tiempo que ha trascurrido desde que se produjo el daño hasta la administración de la prueba, error que por otro lado demuestra que existe una mejoría a lo largo del tiempo. De hecho, al comparar la severidad del deterioro cognitivo con otras hemorragias intracraneales, la afectación inicial es similar, pero el pronóstico de mejora es mayor en la HSA, debido a la menor edad media de presentación. Por ello, resulta especialmente importante el planteamiento de una buena rehabilitación.

Dibujo2

Aunque el curso temporal de la recuperación cognitiva entre los diferentes dominios es muy variable, destaca la rapidez en la memoria verbal y el lenguaje (encajando con mayores rangos de los datos en cuanto a porcentaje de daño de la tabla 1) que se rescatan en un periodo aproximado de 3 meses, la capacidad de inhibición requiere de un año, atención y flexibilidad cognitiva necesitan periodos superiores al año, y la CV precisa de más de 5 años para su recuperación.

En gran parte de la literatura sostiene que un factor determinante para la recuperación de las capacidades cognitivas y funcionales es el estado de la psicomotricidad. Para la recuperación del lenguaje se indica como buen predictor el estado del mismo en las fases agudas de la hemorragia.

Los resultados de Sheldon y colaboradores (2012) sugieren que los déficits en memoria después de la HSA son producto de daños en componentes ejecutivos, al obtener resultados peores de memoria con pruebas que requieren de funciones ejecutivas. Lo que informa de una posible línea de rehabilitación de la memoria, reduciendo al mínimo las exigencias de las funciones ejecutivas en las tareas de los afectados.

El regreso a la vida laboral no es posible en la mayoría de los casos, aunque se ha logrado aumentar la tasa de reinserción gracias a reducciones de la jornada o en la responsabilidad de los trabajos, en relación a la situación previa al accidente.
Las deficiencias en las Actividades de la Vida Diaria (AVD) y Actividades Instrumentales de la Vida Diaria (AIVD) son notorias, pero existe una subestimación de la prevalencia real debido a que las medidas son principalmente por auto-informe.

Las deficiencias en el rendimiento cognitivo y funcional se complican aún más por los problemas de depresión, ansiedad, fatiga y sueño, destacando la compleja interrelación entre todos ellos junto con los diferentes déficits y las exigencias diarias de cada paciente.

Además, los datos de ansiedad (entendida como un estado de hiperalerta), los fenómenos de pensamientos invasivos, las conductas de evitación y el miedo a la repetición del evento (consecuencias habituales de esta patología), perfilan una vulnerabilidad para sufrir el Trastorno de Estrés Pos-Traumático (TEPT) en pacientes que han sufrido HSA, siendo una cuestión que requiere especial atención para ser evitada.

Todos estos datos nos perfilan la estela por la cual debemos diseñar la rehabilitación en este caso de daños, haciéndose patente la relevancia de un trabajo multidisciplinar y en estrecha colaboración con el afectado y su círculo cercano.

Autora del artículo: Julia Irene Gutiérrez Ivars. Neuropsicóloga.

Referencias Bibliográficas:

Cardentey-Pereda, A. L. y Pérez-Falero, R. A. (2002). Hemorragia subaracnoidea.
Sheldon, S., Macdonald, R. L., y Schweizer, T. A. (2012). Free recall memory performance after aneurysmal subarachnoid hemorrhage. Journal of the International Neuropsychological Society, 18, 334-342.
Tsutsumi, K., Ueki, K., Morita, A., Kirino, T. (2000). Risk of rupture from incidental cerebral aneurysms. Neurosurg, 93, 550-3.

 

Nuevo artículo: “Alteraciones cognitivas y funcionales a largo plazo por la Hemorragia Subaracnoidea”

Hoy Jueves, os queremos dejar un artículo escrito por Julia Irene Gutiérrez Ivars, licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, y que cuenta con el Máster Oficial en Neuropsicología de la Universidad de Salamanca. Actualmente, desempeña su labor como psicóloga clínica.

Queríamos agradecer a Julia su colaboración en el blog e invitaros a leer este interesante artículo. Muchas gracias Julia por tu colaboración!

Al igual que Julia, os queríamos invitar al resto de profesionales que trabajáis en el campo de la neurorrehabilitación a compartir vuestras experiencias y artículos para poder crear un espacio abierto, de intercambio de experiencias y de promoción de la neurorrehabilitación desde todas las disciplinas. Animáos a participar, os esperamos!

Y sin más, aquí os dejamos este interesante artículo:

Alteraciones cognitivas y funcionales a largo plazo por la Hemorragia Subaracnoidea

Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos son producto de una extravasación de sangre en el interior de encéfalo, debido a la ruptura de un vaso sanguíneo.

Hablamos de hemorragia subaracnoidea cuando la extravasación de sangre se produce entre la aracnoides (membrana delgada de tejido conectivo fibroso ubicada por debajo de la duramadre) y la pía madre, este fino espacio entre ambas capas se denomina espacio subaracnoideo.

Dibujo

Su incidencia es de 2 a 22 casos, según la población estudiada, por cada 100.000 habitantes. Lo que supone el 9% del total de accidentes cerebro-vasculares.

Pese a ser una cifra pequeña es trascendental, ya que reduce 27% la cantidad de vida productiva en la población activa total (Tsutsumi, Ueki, Morita y Kirino, 2000). Este impacto se debe a que afecta a personas jóvenes, la media de edad de los pacientes es de las más baja dentro de los accidentes cerebrovasculares, en torno a los 55 años (Tsutsumi, et al. 2000). Además, presenta una elevada tasa de mortalidad, el 45% de los casos no sobrevive (Cardentey-Pereda y Pérez-Falero, 2002). Y dentro del grupo que si lo hace, del 20–30% padecen secuelas neurológicas altamente discapacitantes.

 

Dibujo1La etiología más frecuente son los traumatismos y aneurismas, que dañan venas o arterias del espacio subaracnoideo produciendo el sangrado.
En la fase aguda el síntoma principal es una cefalea súbita, además puede haber manifestaciones psíquicas como depresión, apatía o delirios.

Hay una buena documentación sobre el tratamiento, las consecuencias y complicaciones en esta fase, pero ahora nos centraremos sobre las secuelas crónicas a nivel cognitivo o funcional, sobre las que existen pocos estudios. Y es en este punto donde la figura del neuropsicólogo, fisioterapeuta, logopeda o terapeuta ocupacional cobra una especial relevancia.

La prevalencia de los daños es heterogénea entre los diferentes dominios cognitivos analizados y el porcentaje en cada uno de ellos conlleva rangos muy amplios (como muestra la tabla).

Una de las fuentes de dicho error es que en ocasiones las evaluaciones se realizan de manera unitaria, otra causa es la falta de control del tiempo que ha trascurrido desde que se produjo el daño hasta la administración de la prueba, error que por otro lado demuestra que existe una mejoría a lo largo del tiempo. De hecho, al comparar la severidad del deterioro cognitivo con otras hemorragias intracraneales, la afectación inicial es similar, pero el pronóstico de mejora es mayor en la HSA, debido a la menor edad media de presentación. Por ello, resulta especialmente importante el planteamiento de una buena rehabilitación.

Dibujo2

Aunque el curso temporal de la recuperación cognitiva entre los diferentes dominios es muy variable, destaca la rapidez en la memoria verbal y el lenguaje (encajando con mayores rangos de los datos en cuanto a porcentaje de daño de la tabla 1) que se rescatan en un periodo aproximado de 3 meses, la capacidad de inhibición requiere de un año, atención y flexibilidad cognitiva necesitan periodos superiores al año, y la CV precisa de más de 5 años para su recuperación.

En gran parte de la literatura sostiene que un factor determinante para la recuperación de las capacidades cognitivas y funcionales es el estado de la psicomotricidad. Para la recuperación del lenguaje se indica como buen predictor el estado del mismo en las fases agudas de la hemorragia.

Los resultados de Sheldon y colaboradores (2012) sugieren que los déficits en memoria después de la HSA son producto de daños en componentes ejecutivos, al obtener resultados peores de memoria con pruebas que requieren de funciones ejecutivas. Lo que informa de una posible línea de rehabilitación de la memoria, reduciendo al mínimo las exigencias de las funciones ejecutivas en las tareas de los afectados.

El regreso a la vida laboral no es posible en la mayoría de los casos, aunque se ha logrado aumentar la tasa de reinserción gracias a reducciones de la jornada o en la responsabilidad de los trabajos, en relación a la situación previa al accidente.
Las deficiencias en las Actividades de la Vida Diaria (AVD) y Actividades Instrumentales de la Vida Diaria (AIVD) son notorias, pero existe una subestimación de la prevalencia real debido a que las medidas son principalmente por auto-informe.

Las deficiencias en el rendimiento cognitivo y funcional se complican aún más por los problemas de depresión, ansiedad, fatiga y sueño, destacando la compleja interrelación entre todos ellos junto con los diferentes déficits y las exigencias diarias de cada paciente.

Además, los datos de ansiedad (entendida como un estado de hiperalerta), los fenómenos de pensamientos invasivos, las conductas de evitación y el miedo a la repetición del evento (consecuencias habituales de esta patología), perfilan una vulnerabilidad para sufrir el Trastorno de Estrés Pos-Traumático (TEPT) en pacientes que han sufrido HSA, siendo una cuestión que requiere especial atención para ser evitada.

Todos estos datos nos perfilan la estela por la cual debemos diseñar la rehabilitación en este caso de daños, haciéndose patente la relevancia de un trabajo multidisciplinar y en estrecha colaboración con el afectado y su círculo cercano.

Autora del artículo: Julia Irene Gutiérrez Ivars. Neuropsicóloga.

Referencias Bibliográficas:

Cardentey-Pereda, A. L. y Pérez-Falero, R. A. (2002). Hemorragia subaracnoidea.
Sheldon, S., Macdonald, R. L., y Schweizer, T. A. (2012). Free recall memory performance after aneurysmal subarachnoid hemorrhage. Journal of the International Neuropsychological Society, 18, 334-342.
Tsutsumi, K., Ueki, K., Morita, A., Kirino, T. (2000). Risk of rupture from incidental cerebral aneurysms. Neurosurg, 93, 550-3.

 

MATERIAL DESCARGABLE: “GUIA DE CUIDADOS Y NORMAS POSTURALES PARA EL CUIDADOR DEL PACIENTE CON ACV”

1

A través de la página de http://www.discapacidadonline.com/, hemos encontrado esta guía, elaborada por UGC, Rehabilitacion HUPR.

En ella podréis encontrar pautas y normas a tener en cuenta en el posicionamiento de una persona que ha sufrido un Ictus.

Una guía visual y muy práctica para cuidadores y familiares que cuidan a personas que han sufrido un ACV. 

En ella, podréis encontrar:

  • Normas generales para la prevención de complicaciones:
    • Cuidado del brazo-mano.
    • Cuidado de la pierna-pie.
  • Tratamiento postural:
    • Postura correcta en la cama.
    • Paciente acostado boca arriba.
    • Paciente acostado sobre el lado sano.
    • Paciente acostado de lado sobre lado hemipléjico.
    • Postura correcta sentado.
  • Movilizaciones y transferencias del paciente:
    • Volteo en la cama.
    • Sentar al paciente en el borde de la cama.
    • Transferencia sentado del borde de la cama a la silla.
  • Consejos y recomendaciones para las Actividades de la Vida Diaria: higiene personal, comida…
  • Otros aspectos a tener en cuenta.

Esta guía nos puede servir de orientación, pero desde Rhbneuromad, se recomienda consultar siempre con profesionales especializados en neurorrehabilitación para que nos proporcionen pautas específicas posturales y adecuadas a la persona que ha sufrido un Ictus. Así mismo, desaconsejamos las movilizaciones autoasistidas o pasivas de miembros superiores, al encontrarse las estructuras muy débiles y mal alineadas, ya que este tipo de movilizaciones pueden provocar daño a las estructuras y generar otras complicaciones.

La podéis descargar, pinchando sobre el siguiente enlace:

Haz clic para acceder a ACV-guia-cuidados-posturales-ciudador.pdf

Fuente imagen: procedente de la propia guía.

 

Nuevo artículo: “Estudio de un caso clínico. Valoración y Tratamiento de Terapia Ocupacional.2ª parte.”

En la primera parte del artículo del otro día planteamos los siguientes objetivos a corto plazo…Vamos a recordarlo:

En este caso, a corto plazo planteamos que debido al nivel de actividad e independencia que tenía el paciente antes de la lesión, era muy importante para él que adquiriera mayor autonomía. Por lo que nos centramos en conseguir la independencia en el vestido de la parte superior con buena calidad en el movimiento esto implicaría:

  • Buena activación y alineación de tronco
  • Integración de su miembro superior afecto

Por lo que en las sesiones de tratamiento para la consecución de los objetivos planteados debemos trabajar los siguientes aspectos:

Decíamos que al paciente le costaba extender el tronco para colocarse la camiseta, así tenía mucha dificultad para conseguir ponérsela y si lo conseguía, era de forma muy costosa. Para conseguir una mayor activación, debemos trabajar la core stability facilitando como terapeutas para conseguir activación de la musculatura.

Podemos trabajar desde diferentes “postural set”, progresando en el nivel de dificultad/exigencia.

En sedestación debemos plantear actividades que impliquen extensión de tronco, por lo que trabajaremos en sedestación activa y provocando reacciones de enderezamiento para llevar carga a su hemicuerpo afecto.

Realizar alcances con diferentes objetos y alturas, jugando también con la altura de la camilla o banqueta en la que se encuentre sentado, a mayor altura más exigencia.

1

“En esta actividad se le pide que pase los objetos de un lado a otro, las manos del terapeuta facilitan la activación abdominal, otra de las manos controlan el miembros superior afecto”.

Se pueden plantear también actividades funcionales en bipedestación, ya que en este caso al ser tan hipotónico facilita la activación de la musculatura extensora.

Después de trabajar el control de tronco nos centramos en el miembro superior afecto, debemos incidir en una buena alineación, normalizar tono y tratamiento específico de la musculatura, como preparación para la funcionalidad.

El tratamiento de la sensibilidad en este caso también es muy importante, para conseguir mayor integración en su esquema corporal.

2

Podemos trabajar la activación de patrones de movimiento del miembro superior con actividades en cadena cerrada para dar mayor estabilidad, como por ejemplo realizar cargas/apoyos sobre su brazo afecto, con buena alineación facilita la activación de la musculatura extensora y la estabilidad escapular.

Después podemos darle progresividad en el tratamiento con tareas funcionales más complejas.

Como ejemplo, le pedimos el alcance de un vaso controlando en todo momento buen apoyo y alineación del miembro superior, facilitando el inicio del movimiento. 3

Concluyendo…

Después de varias sesiones de tratamiento, para la consecución de los objetivos planteados conseguimos que sea autónomo en la actividad planteada en el inicio del tratamiento “puesta de camiseta” y logramos los siguientes aspectos:

  • La actividad se realiza de forma más armónica y con menor gasto energético.
  • Mejoramos la extensión de tronco y mejor reparto de cargas en sedestación.
  • Conseguimos que haya mayor integración de su miembro superior afecto.
  • Por lo tanto, la actividad se realiza con mejor CALIDAD de movimiento y logramos la consecución de nuestro objetivo a corto plazo.

4

¿Y vosotros, como plantearíais el tratamiento?

Autora. Pilar Rodríguez Pérez

Nota:

El objetivo de este artículo es compartir de forma práctica y sencilla nuestra experiencia clínica diaria, es meramente informativo y complementario, por lo que no sustituye la formación específica, las bases de las técnicas actuales y los conocimientos profesionales adquiridos en la especialización del campo.

 

Efectividad de la Terapia Ocupacional en la E. Parkinson

Hoy queremos dar a conocer la importancia que tiene la Terapia Ocupacional en la Enfermedad del Parkinson.

Resultado de imagen de parkinson

Todos sabemos la importancia que adquiere un equipo multidisciplinar o interdisciplinar en el tratamiento de cualquier enfermedad neurológica, y que todas las disciplinas (neurólogos, médicos rehabilitadores, fisioterapia, terapia ocupacional, psicología, logopedia, enfermería…), son importantes para el abordaje de cualquier enfermedad.

Hoy os queremos dejar un estudio que se realizó hace tiempo y que evidencia la importancia de la Terapia Ocupacional en el tratamiento de la Enfermedad de Parkinson. Podéis encontrar la referencia del estudio y más información en el siguiente post publicado en la página web http://www.neurologiaclinica.es. (http://www.neurologiaclinica.es/utilidad-terapia-ocupacional-tratamiento-enfermedad-parkinson/)

Antes de nada, es importante saber cuál es el objetivo de la Terapia Ocupacional. El objetivo de esta disciplina es conseguir que el paciente adquiera el mayor grado de independencia o de autonomía en todas las áreas del desempeño ocupacional (actividades de autocuidado, trabajo y productividad y actividades de ocio/tiempo libre), capacitando al individuo para desarrollar las actividades que son significativas para él, dentro de sus roles vitales.

Pues bien, este estudio, randomizado y controlado, fue llevado a cabo en 10 Hospitales de Holanda, donde intervinieron nada más y nada menos que 191 pacientes afectados por esta enfermedad. Evidentemente, todos ellos, presentaban dificultad para realizar diversas actividades de la vida diaria.

De los 191 pacientes, 67 recibieron el tratamiento habitual (fármacos +/- fisioterapia) y en 124 pacientes este tratamiento se complementó con terapia ocupacional durante 10 semanas (16 sesiones). Se realizó una evaluación al inicio del tratamiento y a los 3 y 6 meses de su finalización.

¿Y…cuáles eran los resultados…?

Un porcentaje del 51% de los pacientes que recibieron sesiones de Terapia Ocupacional mejoraron su independencia, frente al 17% de los que recibieron el tratamiento habitual. La mejoría se produjo tanto en pacientes que padecían la enfermedad desde hace poco, como en aquellos que tenían más años de evolución, dentro de los límites que marcaba el estudio. Tras finalizar la Terapia Ocupacional, con el tiempo, disminuía la mejoría funcional alcanzada desde un inicio. Por eso mismo, adquiere importancia el llevar a cabo un  tratamiento continuado de esta disciplina.

Si quieres leer más y tener más información del estudio y su referencia, aquí te dejamos la fuente de esta noticia: http://www.neurologiaclinica.es/utilidad-terapia-ocupacional-tratamiento-enfermedad-parkinson/

Referencia artículo publicado en el post: IHWM Sturkenboom et al.  Efficacy of occupational therapy for patients with Parkinson’s disease: a randomised controlled trial. Lancet neurology 2014:13;557-66

Fuente imagen:  http://neuropsicologiacordoba.com/2014/10/29/material-descargable-sobre-la-enfermedad-de-parkinson/ 

Uso de estrategias visuales para promover la autonomía personal

Desde la página de http://autismodiario.org/, hemos encontrado un artículo muy interesante cuya autora es Sabina Barrios (Terapeuta Ocupacional). Está enfocado a personas con TEA, pero la verdad que me ha parecido muy interesante de aplicar también con otro tipo de colectivos como aquellos con daño cerebral, sobre todo con las personas con dificultades en el lenguaje. En primer lugar, nos hace una breve descripción de las Actividades de la Vida Diaria “La definición y clasificación de estas actividades ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Adjuntamos el listado de Actividades de la Vida Diaria Básicas recogidas por el Marco de Trabajo para la Práctica de Terapia Ocupacional: Dominio y Proceso 2da Edición (2010), que incluye”:

  • Higiene y arreglo personal

  • Baño y ducha

  • Aseo e higiene en el inodoro – cuidado del intestino y la vejiga

  • Vestido – desvestido

  • Alimentación – comer

  • Movilidad funcional

  • Cuidado de los productos de apoyo

  • Actividad sexual

Después analiza detalladamente EL ANÁLISIS DE LA ACTIVIDAD, incluyendo la evaluación exhaustiva del individuo. Y por último, los apoyos visuales. Los Apoyos Visuales son “cosas que vemos y que favorecen el proceso de comunicación” (Hongdon, 2002). Las personas con TEA son “pensadores visuales” , así que debemos favorecer la vía visual. Estas estrategias cuentan entre sus ventajas con la predictibilidad, ayudando a disminuir la ansiedad y las conductas desafiantes; la estabilidad, es una información que permanece en el tiempo, más que las palabras que se esfuman; ayudan a las personas con TEA a organizar la información, dando una estructura más comprensible; y con todo esto, aumentan las probabilidades de lograr una mayor autonomía. Sabina propone diferentes ejemplos de apoyos visuales individualizados tras realizar el análisis de la actividad que nos pueden servir como herramienta en nuestra práctica clínica. apoyo-efectivo   Ejemplo de apoyo para dar instrucciones efectivas o secuencia de ducha para Jorge. En este caso, se le ha añadido al apoyo el uso de autoinstrucciones, para que tenga que “pararse a pensar” en ciertos pasos. Estas estrategias están indicados en personas con trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH (se puede consultar manual en la bibliografía) instrucciones-efectivas

Además referencia páginas de interés donde se pueden consultar más apoyos visuales.

Portal ARASAAC, disponible en: www.catedu.es/arasaac/index.php

Disfasia en Zaragoza, disponible en: disfasiaenzaragoza.com/pictogramas

Les Pictogrames, disponible en: www.facebook.com/pages/Les-Pictogrammes/125707087451644

Aumentativa 2.0, disponible en: www.aumentativa.net/index.php

Apoyos Visuales para TDG, disponible en: apoyosvisualestgd.blogspot.com.es

Material Didáctico de Apoyo a la Comunicación Basado en el SPC, disponible en:www.educa.madrid.org/web/cpee.joanmiro.madrid/SPC/2.htm

Autismus Arbeitsmaterial, disponible en: www.facebook.com/pages/Autismus-Arbeitsmaterial/150314984993836

Informática para Educación Especial, disponible en: informaticaparaeducacionespecial.blogspot.com.es

Ejemplos de Materiales TEACCH, disponibles en: www.midstatespec.org/TEACCH%20Projects/Forms/AllItems.aspx plus.google.com/photos/104667511234959655782/albums/5416997243987007601?banner=pwa plus.google.com/photos/118381007952047547890/albums/5759895315695483585?banner=pwa www.slideshare.net/DanaHorodetzky/memoria-grupo-teacch

Podéis consultar más ejemplos y leer el artículo completo en la referencia que exponemos al inicio. Gracias por compartir tan útil información!

Pilar Rodríguez Pérez. Terapeuta Ocupacional

¿Cómo posicionar el brazo afecto en pacientes con hemiparesia?

Dibujo111

Aquí os dejamos una práctica y gráfica guía sobre el cuidado postural de la extremidad superior en pacientes con hemiparesia. En ella, encontraréis el manejo del miembro superior en varios postural set (decúbito supino, lateral, sedestación), durante las transferencias y durante la realización de ciertas actividades de la vida diaria (AVD).

Elaborada por el servicio de Daño Cerebral, del Hospital Aita Menni.

La puedes descargar pinchando el siguiente enlace:

MONM.2454 Cuidado postural extremidad superior