Nuevo artículo: “Beneficios de la verticalización”

Cuando una persona se ve afectada por una lesión en su sistema nervioso que afecta a la movilidad de sus piernas, a veces se ve privada de poder desplazarse caminando como hacía antes de la lesión. Así mismo, deja de estar de pie en periodos largos como solía hacer.

El privarse de estos periodos conlleva una serie de riesgos que pueden evitarse en su mayoría utilizando sistemas o estrategias que ayuden a la persona a volver a estar de pie aunque sea periodos más cortos de tiempo. Estos son algunos de los beneficios de volver a introducir la postura de pie, la verticalización:

SOBRE EL SISTEMA ÓSEO: La inmovilidad, el sedentarismo y la osteopenia fisiológica, favorece la desmineralización ósea. Es necesaria una verticalización precoz y dinámica basada en balanceos laterales o verticalizaciones repetidas de corto tiempo.

SOBRE EL SISTEMA TISULAR: La verticalización modifica los puntos de apoyo habituales disminuyendo así el riesgo de úlceras por presión.

– SOBRE EL SISTEMA CARDIOVASCULAR: La inmovilización lleva a una desadaptación al ortostatismo, por ello, la verticalización favorecerá la reactividad de los barorreceptores (si además llevan medias de compresión). Así mismo si se acompaña de balanceos o se hacen cargas y descargas repetidas y cortas, se estimula el retorno venoso disminuyendo la hinchazón de las piernas y mejorando la circulación.

– SOBRE EL SISTEMA RESPIRATORIO: Mejora la colocación de la pelvis, del raquis y de la caja torácica, con lo que los abdominales están mas libres y disminuye la presión sobre las vísceras abdominales; todo ello hará que el volumen respiratorio aumente.

– SOBRE EL SISTEMA GASTROINTESTINAL: La verticalización supone un estímulo del peristaltismo y facilita la evacuación regular.

SOBRE EL SISTEMA NEUROMUSCULAR: La verticalización ayuda a prevenir la retracción de musculatura espástica (flexores de cadera, tríceps sural: la carga es el factor capaz de intervenir con más eficacia en este sentido). Mejora la alineación y disminuye contracturas. Durante la verticalización tiene lugar una solicitación de la musculatura erectora espinal (fundamental para la estabilidad que permite el movimiento). Contribuye además, a la salud de la neurona motora al estimularse los receptores de la cinestesia a través de los receptores de presión y los husos neuromusculares.

SOBRE EL ASPECTO PSICOLÓGICO: Verticalizarse significa para el paciente sentirse a la misma altura que los demás, volver a la imagen corporal “normal”; para los pacientes en silla significa además el “salir de su minusvalía temporalmente- Aunque hay que tener cuidado con las falsas expectativas, la verticalización puede contribuir al aumento de autoestima.

Para introducir y facilitar mayores periodos de verticalización el usuario en silla de ruedas puede:

1. Apoyarse en una barandilla, si puede realizarlo, para incorporarse, y colocándose de pie en una postura adecuada, revisada por sus terapeutas, realizar balanceos a la derecha y a la izquierda.

2. Aprovechar durante las transferencias, si depende de la ayuda de otra persona, para mantenerse unos segundos de pie activando en lo posible la musculatura antigravitatoria y haciendo estos desplazamientos de peso laterales.

3. Ayudarse del plano inclinado durante las sesiones de rehabilitación o en su domicilio. Se trata de una camilla eléctrica que, partiendo de una posición horizontal y tras cinchar a la persona, puede irse verticalizando de una forma progresiva. Es el sistema de elección en personas encamados durante mucho tiempo.

Fuente imagen: http://www.helioselectromedicina.com/producto/camillas/plano-inclinado-electrico-121095/

4. Utilizar un bipedestador en personas con un mayor control de tronco y menor riesgo de hipotensión ortostática. El bipedestador permite poner a la persona de pie directamente.

Fuente imagen: http://www.cambridgeequipamiento.com/index.php/rehabilitacion/rehabilitacion-activa-pasiva/balance-trainer

5. Emplear para las transferencias e incluso para el cambio de pañales grúas de bipedestación y traslado, siempre que sea posible. De esta forma, la persona en vez de ir suspendida de un arnés, tiene sus pies apoyados recibiendo parte de su peso corporal, recibiendo los receptores de sus plantas el estímulo de la presión y pudiendo disfrutar de los beneficios ya mencionados de la verticalización.

Fuente imagen: http://www.ayudasdinamicas.com/grua-de-bipedestacion-o-cambia-panales-elevacion-y-traslado-de-enfermos-duo/

Si eres usuario de silla de ruedas, puedes pedir consejo a tu terapeuta ocupacional o fisioterapeuta de referencia para que te aconseje de qué forma puedes introducir periodos de verticalización en tu vida diaria. Así mismo, puedes comentarnos lo que quieras y preguntarnos cualquier duda.

Autora: Beatriz Tierno Tierno. Fisioterapeuta y Terapeuta Ocupacional.

beatriztiernotierno@gmail.com