¿Reciben un buen tratamiento los pacientes con Demencia avanzada?

elderly person playing a game

Todos los profesionales que llevamos años trabajando en rehabilitación neurológica, sobre todo en países como el nuestro con un envejecimiento de la población, solemos ver a muchos pacientes polimedicados diagnosticados de demencia en estadíos intermedio o avanzado.

Quizá nos lleve a ello la cultura de la prescripción farmacológica, del paciente que acude a su médico para que le prescriba más y más fármacos. Pero quizá estamos haciendo algo mal, y en épocas de crisis económica y ante la valoración de estos pacientes quizá “menos es más”.

La campaña establecida por parte de los médicos especialistas en Medicina Interna en Estados Unidos conocida como la “Choosing Wisely campaing” establece reuniones y foros de discusión sobre aspectos de la medicina que podrían cambiarse para mejorar la práctica clínica sobre todo en pacientes diagnosticados de Demencia  avanzada.

Un estudio publicado on line en la revista JAMA del 8 de septiembre recomienda minimizar las intervenciones en estos pacientes.

La Demencia avanzada se caracteriza por un deterioro cognitivo severo y una disminución de movilidad con afectación de todas las actividades básicas de la vida diaria. Además los pacientes pierden la comunicación con su entorno y sufren problemas de disfagia y riesgo de aspiración y presencia de neumonías. Estos pacientes suelen estar polimedicados, tomando múltiples fármacos a diario.

El Dr Tija y su equipo estudiaron una base de datos de 5406 pacientes con demencia avanzada institucionalizados en residencias, incluyendo también en el estudio los gastos que el proceso suponía. Encontraron que 2911 ( 53,9%) recibían al menos un fármaco de dudoso beneficio, sobre todo inhibidores de la colinesterasa (36,4%) o memantina (25,2%).

Estas medicaciones presentan muy pocos beneficios en la demencia avanzada y además causan más fracturas de cadera, porqué incrementan el riesgo de síncopes y caídas, además de arrtimias y retención urinaria y aumento de infecciones de orina. En un reciente estudio las medicaciones usadas en la demencia se relacionan hasta con un tercio de los efectos adversos a fármacos (Pharmacoepidemiol Drug Saf.2013).

También se ha visto que las estatinas usadas para disminuir las cifras de colesterol son prescritas en hasta un 22,4% de estos pacientes a pesar de que es de todos conocido que las estatinas pueden asociarse con confusión y pérdida de memoria, alteraciones tendinosas y aumento de la glucemia potenciando la aparición de diabetes tipo 2.

Además si se estudia la medicación usada durante un período de 90 días, que probablemente no tenga efectos beneficiosos en el paciente, pero que le puede ocasionar efectos secundarios como los mencionados, el gasto supera los 800 dólares. Nos referimos a  pacientes con demencia severa, en los que quizá lo más importante sería mantener un buen plan terapéutico de rehabilitación. Pero en neurorrehabilitación los recursos por desgracia son más escasos que los empleados en farmacia.

Con la lectura de este artículo quizá nos debamos replantear muchas prescripciones que se realizan sin una evidencia científica que las respalde en el caso de un paciente con demencia en el que además podemos provocar aumento del riesgo de caídas con aparición de nuevas complicaciones como una fractura de cadera.

Fuente: Use of Medications of Questionable Benefit in Advanced Dementia. JAMA. Inter Med Sept 08,2104.

Autora: Ana Belén Cordal López.

La enfermedad de Alzheimer puede ser diagnosticada con test visuales.

Test visuales y enfermedad de Alzheimer

Hoy es el día mundial de la enfermedad de Alzheimer y desde nuestro blog queremos dar las gracias a todos los que nos leéis, tanto a profesionales como a personas de la multitud de países que sufren múltiples  enfermedades neurológicas y especialmente a los cuidadores de esas personas.

Cada día son más los que tienen que afrontar el problema del Alzheimer, cuidadores que dedican las 24 horas del día a  sus familiares y que al final pueden acabar también enfermos, afectados por el llamado “síndrome del cuidador”, con ansiedad, depresión y agonía de una vida sin descanso cuidando a un ser querido. Además con la posibilidad de que a mi también me toque dentro de unos años el padecer la enfermedad.

Contamos ya con test que pueden predecir con cierta sensibilidad y de forma no invasiva la posibilidad de diagnosticar de forma precoz el Alzheimer, incluso hasta 20 años antes de que aparezcan sus síntomas.

Los resultados preliminares presentados en la Conferencia Internacional de Alzheimer 2014 muestran que la determinación de proteína beta-amilode detectada en los ojos, puede estar correlacionada con la beta-amiloide cerebral.

Investigadores australianos de la CSIRO (Commonwealth Scientific and Industrial Research Organitation), usando la imagen de fluorescencia para localizar la proteína beta-amilode en la retina y comprobando también la presencia de la proteína a nivel cerebral con la Tomografía de emisión de positrones (PET), pueden determinar la posibilidad de Alzheimer precozmente, consiguiendo una sensibilidad del 100% de la prueba sin falsos negativos.

Para determinar la proteína en la retina, han usado la cúrcuma, una conocida especia asiática, por sus propiedades de fluorescencia, por presentar afinidad por la proteína beta-amilode y por ser un buen método de contraste.

El otro estudio fue llevado a cabo en Massachussets, registrándose con un sistema FLES ( fluorescent ligand eye scanning system) que detecta la sustancia beta-amiloide en las lentes del ojo y lo correlacionan con la presencia de beta-amilode cerebral usando también la PET. Para el estudio a los 40 participantes se les aplica una molécula que difunde al ojo durante toda una noche y al día siguiente se registra con un láser y con una PET los resultados.

Este estudio según el Dr Paul D. Hartung es capaz de diagnosticar con un 85% de sensibilidad y un 95% de especificidad (p<0,01) a los pacientes con posibilidad de desarrollar Alzheimer. Este test que cuesta sobre 300 dólares es menos caro que la realización de pruebas de imagen y no es invasivo como puede ser la realización de la punción lumbar para extracción de líquido cefalorraquídeo. Además es una prueba que se realiza en menos de 5 minutos.

Cualquiera de los dos estudios son interesantes, aunque a muchas personas quizá no nos interese saber si vamos a padecer Alzheimer o no, quizá es más interesante disfrutar del día a día que preocuparnos por lo que el futuro nos depara.

Pero si es cierto que la puesta en práctica de estas pruebas junto con la investigación en nuevos fármacos que frenen el avance de la enfermedad podría constituir un gran avance en la investigación en Neurogeriatría y un gran avance también en el ahorro de recursos en la dependencia que causa esta enfermedad.

Fuente de información: Alzheimer´s Association International Conference (AAIC) 2014. Abstracts O2-05-05 and O3-13-01. Presented July 20.