¿COMO CUBRIR NECESIDADES DE APOYO A TRAVÉS DE LA LEY DE DEPENDENCIA?

 

Recortes en la ley de Dependencia Fuente Taula del Tercer Sector Social de Catalunya 150x150 La Taula del Tercer Sector alerta de los peligros sociales que puede acarrear el nuevo recorte en Dependencia

Ante las diferentes circunstancias bajo las que desarrollamos nuestro proyecto vital, puede darse la posibilidad de que, en un momento dado, requiramos de determinados apoyos a fin de afrontar nuestro día a día y ejecutar nuestras actividades básicas de la vida diaria (ABVDs).

A fin de regular la prestación y acceso a dichos apoyos, en el año 2007 entró en vigor la conocida como “Ley de Dependencia”. En cierto modo, prefiero quedarme con el nombre completo ya que hace mayor énfasis en la potencialidad de la persona y no en sus carencias… “Ley 29/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia”.

 Han pasado tan solo 7 años desde su entrada en vigor, y han sido muchos los varapalos que se han entorpecido su correcta implantación y gestión. De ello se podría hablar largo y tendido, pero mi pretensión en este post es facilitaros información concreta sobre recursos disponibles así como poder acceder a estos.

Su pretensión inicial fue articular un catálogo de servicios y/o recursos que de modo individual y/o complementario pudieran cubrir las necesidades de apoyo que plantease la persona; estableciendo una cobertura básica a nivel nacional (la competencia de desarrollo de dicha normativa es autonómica, de ahí la diferencia en la gestión entre unas comunidades y otras).

El catálogo de servicios a los que se podrá acceder para cubrir necesidades de atención será pues:

El acceso, intensidad o cuantía de dichos recursos quedará determinado por el grado de dependencia que le sea reconocido:

  • Grado I (Dependencia moderada): cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básica de la vida diaria, al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal.
  • Grado II (Dependencia severa): cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día, pero no requiere el apoyo permanente de un cuidador o tiene necesidades de apoyo extenso para su autonomía personal.
  • Grado III (Gran dependencia): cuando la persona necesita ayuda para realizar diversas actividades básicas de la vida diaria varias veces al día; cuando por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, precisa del apoyo indispensable y continuo de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal.

Desde su aprobación en el año 2007, esta normativa ha sufrido diversas modificaciones en Comunidad de Madrid, de modo que a día de hoy el régimen de compatibilidades de unos recursos y otros queda reducido a:

  • Servicio de teleasistencia resulta compatible con cualquier otro recurso/prestación, exceptuando con el Servicio de Atención Residencial.

Para acceder a cualquiera de los recursos/prestaciones mencionados, será necesario seguir un procedimiento, a priori, sencillo.

Deberemos primero realizar solicitud de valoración y reconocimiento de situación de dependencia, entregando la documentación requerida en Registro de Consejería de Asuntos Sociales de Comunidad de Madrid (C/ O’Donnell 50), o cualquier otro registro que disponga del servicio de “Ventanilla Única” (Oficinas de Línea-Madrid del Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo).

La documentación (básica) requerida será:

  • Formulario de solicitud.
  • Copia DNI.
  • Certificado de empadronamiento (histórico).
  • Informe de condiciones de salud. Este último, no es un informe “al uso” que podamos tener de los especialistas que nos atienden habitualmente. Se trata de un documento específico destinado a valorar las necesidades de apoyo que tiene la persona. La única obligación a este respecto, es que sea cumplimentado, firmado y sellado por un médico colegiado. Normalmente, suelo derivar a las personas interesadas a su médico de familia para que cumplimente dicho documento, ya que suele ser el facultativo que tiene una información más general de la situación de la persona.

Podéis consultar y descargar la documentación requerida (solicitud e informes de condiciones de saludo) en el siguiente enlace: http://www.madrid.org/cs/Satellite?c=CM_ConvocaPrestac_FA&cid=1142592407051&definicion=Prestaciones+Sociales&idConsejeria=1109266187278&idListConsj=1109265444710&idOrganismo=1142310681515&language=es&pagename=ComunidadMadrid%2FEstructura&sm=1109266100986&tipoServicio=CM_ConvocaPrestac_FA

Una vez entregada dicha documentación en registro, será la Dirección General de Coordinación de la Dependencia, quién contacte con el solicitante para determinar día y hora para realizar la valoración en el propio domicilio de la persona. Tengamos en cuenta, que lo que se valora son las necesidades de apoyo que se tienen en el entorno habitual.

Durante dicha valoración, se podrá plantear el recurso al que se desea acceder, a fin de elaborar posteriormente el Programa Individual de Atención (PIA).

Tras esta visita, la persona interesada recibirá en su domicilio mediante correo certificado resolución de grado de dependencia reconocido. Igualmente, recibirá del mismo modo el mencionado Programa Individual de Atención, documento que especifica recurso considerado como idóneo para la atención de necesidades que presenta la persona.

A este respecto indicar que en el PIA se determina el “recurso idóneo”; no obstante, existe la posibilidad de determinar igualmente “recursos transitorios” mientras se obtiene el deseado. Por ejemplo: persona interesada en acceder a una plaza pública de Centro de Día como recurso idóneo (el PIA establecerá su inclusión en lista de espera); pero mientras se produce la adjudicación de plaza (pueden pasar meses) se determina Servicio de Ayuda a Domicilio como recurso transitorio.

Para todo este proceso, la normativa establece un plazo máximo de 6 meses que comprende desde la entrega de solicitud hasta la elaboración del PIA.

Otras de las modificaciones de la normativa es referida al calendario de implantación que establece la efectividad del derecho a las prestaciones. Es por ello que aquellas personas que sean valoradas con Grado I (Dependencia moderada), no podrán acceder a los recursos reconocidos hasta julio de 2015.

Entiendo que toda la información facilitada en este post resulta bastante general, por lo que si tenéis cualquier tipo de duda más concreta, no dudéis en consultarme a través de los medios disponibles.

Un saludo y que tengáis muy buen día.

@migueld1981

Trabajador Social.

Fuente de la imagen: http://abd-ong.org/dependencia/la-taula-del-tercer-sector-alerta-de-los-peligros-sociales-que-puede-acarrear-el-nuevo-recorte-en-dependencia/