Secretos de tu cerebro: “Cerebro emocional”

Hoy Viernes, os queremos dejar un documento audiovisual que pertenece al proyecto “Los secretos de tu cerebro”, elaborado por la Universidad de Navarra.

“Los secretos de tu cerebro” es un proyecto llevado a cabo para analizar, resumir y comunicar qué dice la ciencia. Pretenden abordar aspectos de la vida humana a través de más de una veintena de vídeos.

Hoy, os queremos dejar el vídeo “Cerebro emocional: equipados para la supervivencia y la felicidad”.

En él, podréis observar:

1. Cómo los sentimientos positivos como el amor, la alegría o el interés nos ayudan a llevar una conducta más creativa y emprendedora, y con mayor confianza en el futuro.

2. Las emociones y los sentimientos se aprenden, se recuerdan y se educan. Nuestro mundo interior se modula por la cultura y la educación.

3. Emociones básicas, como el miedo o el gozo por la belleza, son universales y se enraízan en los circuitos tanto innatos como aprendidos de la supervivencia animal.

4. En el caso de la belleza hay algo diferente, la reacción no es inconsciente ni necesariamente automática, pero también se relaciona con la supervivencia de las especies.

Aquí os dejamos el vídeo:

Feliz Fin de Semana!!

Fuente información: http://www.unav.edu/servicio/comunicacioncientifica/cerebro-emocional

Neurociencia: influencia de las fases de la luna en las emociones

La neurociencia ha observado la relación de la luna con las emociones de las personas. Según el médico Mark Filippi, neurocientífico especialista en el método somático, nos explica el vínculo entre las fases de la luna y los cuatro neurotransmisores básicos que se encuentran en el cerebro humano (serotonina, ladopamina, acetilcolina y noradrenalina).

¿Y cómo nos afecta cada uno de ellos y en qué momento del mes su funcionamiento es más intenso? Vamos a verlo…

  • Acetilcolina: de la luna nueva al cuarto creciente. En esta primera etapa la acetilcolina es el neurotransmisor que predomina en el cerebro. Durante esta semana de cada mes, las personas se encuentran más sensibles, receptivas a nivel emocional y abiertas a actividades grupales. Es un periodo de mucha energía y poca concentración. Este neurotransmisor se asocia con la memoria y el aprendizaje, por eso se dice que la luna nueva es ideal para emprender nuevos proyectos y para comenzar a aprender una actividad.
  • Serotonina: del cuarto creciente a la luna nueva. En este periodo, el cuerpo tiene muchísima energía, el cerebro puede ser creativo y trabajar con concentración. Momento ideal para la instrospección y para encontrar un espacio solitario en el que puedan desplegarse momentos de lucidez e iluminación. En esta etapa, nos podemos sentir plenos y satisfechos.
  • Dopamina: de la luna llena al cuarto menguante. En esta semana, predomina la distracción y el disfrute, ya que este neurotransmisor está asociado al placer y a la excitación. Es el mejor momento del mes para el despliegue de las relaciones sociales y para actividades sociales o ecológicas que requieren empatía. Es cuando mejor nos podemos entender con cualquier persona.
  • Noradrenalina: del cuarto menguante a la luna nueva. Este momento del mes es crítico, ya que nos encontramos en un estado defensivo. Etapa de poca creatividad, y de mucho análisis y reflexión, donde se suelen tomar decisiones. También es un momento agresivo, y de fragilidad nerviosa. Es el momento cúlmine de un ciclo, donde algo muere y algo empieza.
Fuente imagen: https://rhbneuromad.files.wordpress.com/2016/07/ce3bb-fases_de_la_luna001530px.jpg

Fuente noticia: http://www.labioguia.com/notas/como-influye-la-luna-en-tus-emociones-segun-la-neurociencia

Nuevo artículo: “MENS SANA IN CORPORE SANO, TAMBIÉN CUANDO ESTÁS CUIDANDO DE UN FAMILIAR, DE TU FAMILIAR…”

Cuando hablamos de personas que se ocupan del cuidado de otras, aunque cada caso concreto tiene su propia particularidad en función sobre todo de la enfermedad y del grado de dependencia, podemos decir que existen características comunes entre ellas y en los procesos de cuidar:

  • La labor de cuidar implica generalmente una dedicación elevada de tiempo y energía.
  • Muchas veces, las tareas a realizar se viven como no agradables ni sencillas.
  • Es frecuente que el hecho de tener que cuidar a un familiar sea algo imprevisto o inesperado.
  • Las personas cuidadoras o la población cuidadora se enfrenta a más problemas de salud, (físicos y psicológicos), que la población no cuidadora.
  • Conviven en la misma persona sensaciones y emociones opuestas en torno al cuidado: gratificación, placer, ingratitud, falta de reconocimiento,… etc.

Tomar la responsabilidad de cuidar a un familiar dependiente, el hecho mismo de cuidar, trae consigo algunos cambios que conviene gestionar y afrontar de una manera saludable, eficaz y ecológica para evitar enfermedades y graves consecuencias en la salud de quien cuida.

Algunos de estos cambios son:

  • Cambios en las relaciones familiares

Cuando aparece la situación de dependencia, la vida cotidiana de toda la familia se ve afectada. Por esto, es posible que se manifiesten tensiones y discusiones por los desacuerdos
existentes en relación con los nuevos cambios, el reparto de tareas y las decisiones adoptadas o que hay que tomar.

  • Cambios en el trabajo

Sucede en muchas ocasiones que quienes trabajaban antes de comenzar a cuidar del familiar reducen su jornada laboral y, en ocasiones, también abandonan el trabajo para prestar cuidados a tiempo completo. Esto repercute en la vida de quien cuida, tanto en la parte económica como en la personal.

  • Cambios en el tiempo libre

El tiempo libre es también un aspecto que se ve reducido, lo que trae como consecuencia una menor disponibilidad para hacer tareas que la persona cuidadora hacía antes de la nueva situación: aficiones, relaciones sociales y amistosas, viajar, actividades deportivas, etc.

  • Cambios en la salud

Cuidar de personas dependientes conduce a experimentar más cansancio así como dificultades para dormir y problemas físicos derivados de las tareas del cuidado. Por lo general, las cuidadoras y los cuidadores gozan de peor salud que las personas que no tienen esta responsabilidad ni realizan esta tarea.

  •  Cambios en el estado de ánimo

Es habitual que aparezcan sentimientos de tristeza y decaimiento, preocupación e incertidumbre por el futuro, ansiedad, irritabilidad frecuente, sentimientos de culpabilidad, insatisfacción con la forma en que se prestan los cuidados, enfados, desesperación,… etc.

Y tú…

• ¿Qué cambios tienes y has tenido en tu vida por cuidar de tu familiar?
• ¿Cómo afrontas estos cambios?
• ¿Cómo te sientes y actúas ante ellos?
• ¿Qué te gustaría hacer en estas situaciones?
• ¿Quién te gustaría ser?
• ¿Cómo te gustaría gestionarlos?
• ¿Cómo te gustaría cuidar y cuidarTE?

‘Más vida puede escurrirse a través del pensamiento de un hombre que a través de una herida abierta’. Thomas Hardy

Es innegable, desde cualquier óptica, la influencia que tienen las emociones en la salud humana.
En la eterna lucha contra las enfermedades, nunca debemos olvidar que lo que comemos es casi con certeza menos importante que lo que ‘nos está comiendo’.

Las emociones positivas previenen enfermedades, o una vez que éstas se han manifestado, pueden contribuir a su curación, y las emociones negativas ayudan a contraer enfermedades.

Cuando tenemos la actitud mental correcta podemos escapar al ataque cardíaco, vencer al cáncer y sobrevivir a las plagas. La salud mental es la medicina más poderosa que tenemos y a la vez, una de las más olvidadas.

Algunas actitudes emocionales –tales como el temor, la amargura, la ira, el resentimiento-producen un efecto dañino en el cuerpo. Otras promueven la felicidad, el bienestar y aumentan la resistencia a la enfermedad.

Y aun cuando en presencia de una enfermedad declarada, los datos clínicos a nivel mundial confirman los beneficios médicos de los sentimientos positivos y el poder curativo del apoyo emocional proporcionado por las personas que rodean a un paciente, desde los familiares más íntimos hasta los profesionales que trabajan en el área de la salud y tienen contacto con él.

Tal es el poder de las emociones en nuestra salud, tanto la física como la psicológica. Bien podemos reconocer que, más allá de las cuantiosas investigaciones y estadísticas modernas que confirman este principio, filosóficamente nos sigue valiendo para sintetizar, la vigencia del ‘mens sana in corpore sano’ que nos regalaron los antiguos griegos y romanos.

Somos emociones y estamos regulados por ellas. Algunas nos hacen sentir bien, nunca nos perjudican y son las que nos hacen vibrar con la vida. En cambio otras, nos proporcionan disgustos y grandes bloqueos que no siempre logramos liberar.

Cuando no liberamos estas emociones dañinas y se repiten mucho o instalan en nuestro cuerpo, pueden afectarnos muy directamente presionando meridianos corporales, generando bloqueos energéticos y estos a su vez con el tiempo provocar algún tipo de anomalía o enfermedad.

Por todo ello, te propongo unas preguntas más para tu reflexión y posterior mejoría.

• ¿Cuáles son tus emociones más frecuentes?
• ¿Te ayudan a estar mejor, a sentirte mejor, a vivir mejor o te frenan, bloquean y ayudan a enfermar?
• Y tu mente… ¿cómo está tu mente la mayor parte del tiempo: jugando a tu favor o en tu contra?

Autora del artículo: Marian Cestau Baraibar. contacto@mariancestau.com

Trabajadora social. Máster en Coaching Integral. Especialista en Coaching para la dependencia.

Fuente imagen: http://osteopatiacuerpozen.es/wp-content/uploads/2014/04/Familia-Cuidador-Fabry.jpg

Alexitimia. Cuando decir “te quiero” no es posible

Una noticia reciente en Efe:Salud , nos ha resultado de mucho interés compartirla. Nos habla de la  ALEXITIMIA. Se puede dar en personas que han sufrido una lesión cerebral que afecta al sistema límbico (circuito que controla las emociones), por lo que hay personas incapaces de expresar o identificar sus emociones.

mask

www.londresasi.com

Aquí os dejamos un resumen de este interesante artículo:

A Luis le dejó su novia. La relación de pareja se había estancado tras unos meses porque ella no percibía que él le transmitiera sentimiento alguno. La familia del joven le animó a acudir a la consulta del psicólogo al comprobar que no entendía las razones del abandono, aunque tampoco veían que hubiera un sufrimiento aparente.

“Los alexitímicos no saben poner etiquetas a eso que están sintiendo”, explica la psicóloga Julia Vidal, directora del centro de investigación Área Humana Psicología, quien ha tratado varios casos en su consulta. “Suelen estar con su pareja porque toca, observan y siguen las normas, hacen lo mismo que el entorno. Sí llegan a sentir atracción y tienen relaciones sexuales, pero no expresan nada más. Cuando les abandonan lo único que alcanzan a decir es que creen que se sienten mal”, apunta la experta.

Estas personas no carecen de emociones, están ahí, pero tienen que desarrollarlas. La incapacidad de sacarlas fuera provoca que somaticen, que se refleje en su estado físico, lo que no pueden verbalizar, ni gestualizar.

El perfil del alexitímico responde a una persona distante, rígida, sin sentido del humor, introspectivo y aburrido, carente de imaginación.

La Lesión neurológica que provoca..

“Sentimos los afectos con una estructura que generalmente está en el lóbulo temporal derecho del cerebro y los expresamos a través del lóbulo frontal del hemisferio izquierdo. Si tenemos una lesión que interrumpa el circuito de conexión entre las dos estructuras se puede producir una imposibilidad para hablar de los sentimientos”, describe el doctor Carlos Tejero, vocal de la Sociedad Española de Neurología.

Con respecto al tratamiento..

Según el doctor Tejero si la alexitimia es fruto de una lesión provocada por un ictus, su tratamiento puede ayudar a que mejore, con apoyo también de fármacos del grupo de los antidepresivos.

En el caso de ser causada por un tumor, no se puede asegurar si al ser extirpado se puede mejorar el problema.

Noticia original en el siguiente enlace.

Podéis ver un vídeo explicativo aquí: http://youtu.be/pd_UuO-g5Ng Dificultad para demostrar las emociones (alexitimia)

Fuente: https://infolesioncerebral.wordpress.com/tag/emociones/

¿Qué es la enfermedad?

La enfermedad es vivir en la rutina, con valores ajenos, sin haber estado nunca en contacto con la vida que fluye dentro de cada uno, sin haber sentido la complejidad de la propia experiencia de donde surgen las alternativas.

Eugene Gendlin.

Enfermar es alejarte de lo que realmente eres, de lo que tu alma sabe que es bueno para ti. Es vivir una vida que no es la tuya, es no querer reconocerte, es sucumbir a dictados ajenos, o propios pero caducos.

Pero, ¿por qué enfermamos? Y ¿por qué enferma a veces nuestro cuerpo y otras veces y cada vez más enferma nuestro ánimo? ¿pueden enfermar el uno sin el otro? ¿Hay alguna relación entre nuestro estilo de vida y el aumento de las enfermedades psíquicas? ¿Qué papel juega el estrés?

El Dr. Bruce Lipton, un ex Biólogo Celular de la Escuela de Medicina de Stanford , dice en su libro más vendido según el New York Times “La biología de las creencias”, que el estrés es la causa de más del 95% de todos los padecimientos y  enfermedades, y este es causado por una creencia equivocada. Estas creencias equivocadas nos hacen malinterpretar. Muchas veces son imágenes destructivas que difunden una señal de miedo en todo el cuerpo, poniendo al sistema nervioso en un estado de lucha o de huida, sinónimo de estrés. Con el tiempo, este síndrome de lucha o huida da lugar al padecimiento y la enfermedad. Etimológicamente, disease (enfermedad en inglés) significa precisamente falta de tranquilidad.

Pero entonces la enfermedad , ¿es un trastorno psicoemocional o físico? Antes de nada conviene recordar que el hombre, como ser global, vivencia sus experiencias desde lo corporal, lo emocional y lo psíquico. Cuando un adulto sufre una gripe, es frecuente que estando postrado en la cama, experimente una regresión a la infancia sintiéndose impotente y pudiendo hacer muchas menos cosas de las que realmente es capaz. Es frecuente que el sujeto tenga pensamientos negativos acerca de su mala suerte, su excesiva vulnerabilidad, la desconfianza de los compañeros de trabajo o jefes en cuanto a su estado de salud… Y lo que empezó como un simple resfriado puede acabar en un cuadro de ansiedad habiendo traspasado la enfermedad el terreno somático para alcanzar el psíquico (somatopsíquico).También ocurre al revés, una persona con depresión, enfermedad en principio psíquica, acaba padeciendo insomnio, estreñimiento, inmovilidad por la apatía y acaba disminuyendo la eficacia de su sistema inmune siendo mucho más susceptible de padecer infecciones o tumores (psicosomático).

Cada vez parece más claro que la diferencia entre somático y psíquico no es tan evidente, que el paso de enfermedad estrictamente somática a somatopsíquica es cuestión de tiempo o de audacia y habilidad en la percepción del clínico, de la capacidad de reconocer todos nuestros niveles o planos y su interrelación.

Y para ti… ¿qué es enfermar?

Autora: Beatriz Tierno Tierno.

E-mail: beatriztiernotierno@gmail.com

Fuente imagen: http://avabarronshasho.com/5-lessons-learned-from-illness/

 

Las emociones NEGATIVAS, elevan el riesgo de Accidente Cerebrovascular

Un estudio publicado en Stroke Journal revela que los altos niveles de estrés, hostilidad y depresión serían más propensas a padecer infartos cerebrales.

“Este hallazgo es importante para la población  porque documenta que las características emocionales y el estrés influyen en la salud cerebral“, dijo la autora principal, Susan Everson-Rose, de University of Minnesota, Minneapolis. Los autores dicen que esa tendencia individual, es independiente y no podría atribuirse a los factores de riesgo físicos conocidos, como la tensión alta o el tabaquismo.”

emociones-negativas11257527824

 

Fuente imagen: wasanga.com

Los autores analizaron datos de 6749 adultos estadounidenses de entre 45 y 84 años. Los participantes no tenían enfermedad cardiovascular al comenzar el estudio entre julio del 2000 y agosto del 2002. Tras considerar la edad, la demografía y otros detalles de la salud, los autores observaron que los participantes más deprimidos eran un 86 por ciento más propensos que los menos deprimidos a sufrir un Accidente Cerebrovascular.

Otros estudios anteriores recientes, han investigado los circuitos neuronales subyacentes de este proceso. Han concluido basándose en la observación de que muchas de las mismas áreas del cerebro implicadas en la emoción, que también participan en la detección y regulación de los niveles de inflamación en el cuerpo, la hipótesis de que la actividad cerebral vinculada a las emociones negativas – específicamente los esfuerzos para regular las emociones negativas – se relacionaría con física señales de riesgo para la enfermedad cardiaca”, explicó el Dr. Peter Gianaros, Profesor Asociado de la Universidad de Pittsburgh y el primer autor del estudio.

Para realizar el estudio, Gianaros y colaboradores reunieron a 157 voluntarios adultos sanos a quienes se pidió a regular sus reacciones emocionales ante las imágenes desagradables , mientras su actividad cerebral fue medida con la imagen funcional. Los investigadores también escanearon sus arterias para evaluar el riesgo de enfermedad cardíaca.

Estos hallazgos pueden tener implicaciones para los esfuerzos de prevención e intervención basada en el cerebro y para mejorar la salud del corazón.

“Es notable ver los vínculos se desarrollan entre los estados negativos emocionales, los circuitos del cerebro, la inflamación y los marcadores de la mala salud física”, dijo el Dr. John Krystal, editor de Biological Psychiatry. “A medida que se identifican los principales mecanismos que vinculan el cerebro y el cuerpo, que puede ser capaz también de romper el ciclo a través de los que el estrés y la depresión perjudican la salud física.

Podéis leer ambas noticias de forma completa en:

http://www.medicalpress.es/el-estres-y-el-riesgo-de-accidente-cerebrovascular-o-ataque-cardiaco/

http://vidayestilo.terra.com.ar/salud/las-emociones-negativas-elevan-el-riesgo-de-acv-estudio,90eb83a560727410VgnCLD200000b1bf46d0RCRD.html