¿CÓMO SE RELACIONAN LAS CREENCIAS Y LA SALUD? LA RELACIÓN ENTRE EL ESTRÉS Y LA AUTOEXIGENCIA.

¿Cómo se relacionan las creencias y la salud? La relación entre el estrés y la autoexigencia.

El tiempo para relajarse es cuando usted no tiene tiempo para ello.

Sydney J. Harris

El doctor Bruce Lipton, ex biólogo celular de la Escuela de Medicina de Stanford, dice en su libro ‘La biología de las creencias‘, que el estrés es la causa de más del 95% de todos los padecimientos y enfermedades, y este estrés es causado por una creencia equivocada.

El estrés causado por una creencia equivocada provoca enfermedad.

Estas creencias equivocadas nos hacen malinterpretar. Muchas veces son imágenes destructivas que difunden una señal de miedo en todo el cuerpo, poniendo al sistema nervioso en un estado de lucha o de huida, sinónimo de estrés.

Las situaciones que interpretamos como estresantes o amenazadoras aumentan nuestros niveles de cortisol. Unos niveles moderados de cortisol (y de estrés) son beneficiosos para la salud. Sin embargo, si los niveles de cortisol no descienden durante la noche, encontraremos dificultades para conciliar el sueño.

Y si el estrés se vuelve crónico porque la situación se hace recurrente, se produce un desequilibrio bioquímico que nos debilita y puede provocar enfermedades como la diabetes, depresión, hipertensión, accidentes cerebrovasculares y enfermedades autoinmunes, entre otras.

Se tiene la evidencia de que la liberación constante de cortisol y otras hormonas alteran de manera importante la actividad del eje Hipotálamo-Pituitaria-Adrenal. La hiperactividad de este eje favorece la obesidad y la secreción de hormonas que facilitan procesos inflamatorios que contribuyen al desarrollo de algunos tipos de cáncer, e incluso incrementa el riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiovascular y depresión.

Por tanto, el estrés crónico o muy intenso es uno de los factores que contribuyen al desarrollo de somatizaciones o enfermedades psicosomáticas y este estrés lo provocan o agravan determinadas creencias.

Vista previa de imagen

Muchas de estas creencias están relacionadas con la percepción de falta de tiempo en una sociedad que cada vez exige hacer más cosas, más rápido y mejor. Esta exigencia percibida de forma constante es uno de los factores que más contribuyen al estrés crónico. No es que ocurra nada grave que nos desestabilice, es la rutina de cada día la que va pesando y nos va preocupando, la que nos va poniendo nerviosos y, en última instancia, enfermos. De hecho, etimológicamente, ‘disease‘ (enfermedad en inglés) significa falta de tranquilidad, es decir, estrés. Es nuestro exigente interno, nuestra ‘necesidad’ de llegar a todo y hacerlo bien para luego hacer aún más cosas…

Este exigente interno es el principal responsable de nuestro estrés, y no los demás o la situación.

Aceptarlo es el primer paso para poder transformarlo y transformarnos. Para avanzar hacia nuestra tranquilidad y con ella hacia nuestra salud, podemos empezar por cambiar la creencia:

“El estrés viene de fuera y no se puede controlar”.

Por: “Mi exigencia contribuye a mi estrés y puedo cambiarla, puedo traer más tranquilidad a mi vida y, con ello, más salud”.

¿Cuál de las dos creencias te dota del poder necesario para iniciar el cambio?

Si eres paciente, empieza por darte cuenta de cómo puedes rebajar tu exigencia para rebajar tu estrés y aumentar tu salud. ¿En qué podrías ser más flexible o permisivo contigo mismo?

Y si eres profesional de la salud, es aún más importante que entiendas que el estrés de tener que llegar a todo y hacerlo además muy bien, no solo te afecta a ti. Quiero que sepas que también afecta a las personas a las que atiendes para las cuales eres un referente. Y también a tus familiares y amigos que conviven con esta exigencia.

¿Cómo sientes que está tu exigente interno? ¿Te mete mucha caña? ¿Sabes por dónde empezar a tranquilizarlo para rebajar tu estrés, prevenir la enfermedad y disfrutar de más salud?

Si quieres saber más acerca del tema y realizar un ejercicio práctico para apaciguar tu exigente interno y relativizar tus tengo que’, te invito a que te descargues la Guía Cómo transformar las creencias para aumentar tu salud:

Para ello, sólo tendrás que pinchar sobre el siguiente enlace: https://www.beatriztierno.com/regalo/

Autora del artículo: Beatriz Tierno Tierno.

Experta en Programación Neurolingüística y técnicas avanzadas para reprocesar el trauma a través de la integración de los hemisferios cerebrales. Formada en PNL, hipnosis y otras terapias afines. Fisioterapeuta y Terapeuta Ocupacional. Docente. 

Más información: beatriztiernotierno@gmail.com

Artículo: ¿El ESTRÉS favorece la MUERTE Neuronal?

Algunos artículos académicos han estudiado la relación del estrés crónico con enfermedades como el Alzheimer o Parkinson, y hoy queríamos compartir lo que recientemente hemos leído sobre el tema.

En primer lugar ,compartimos este interesante artículo que aborda el estrés, está escrito por el Dr. Juan A Cruz Verlarde.

Os pasamos a hacer un breve resumen:

“El estrés es la forma natural en que un organismo vivo reacciona ante un peligro, una amenaza: se activan sus mecanismos de defensa para afrontar esa situación.No siempre el estrés se asocia a un asunto desagradable; hay situaciones en que el organismo tiene que mantenerse más activo de lo habitual,“estresado”, para alcanzar un objetivo: perder un taxi, prepararse una presentación oral, un exámen, marcar gol en el lanzamiento de un penalti”…

Cuando el estrés, respuesta natural del organismo, toma caminos viciados o perturbados, o se hace crónico puede dañarnos. Hay muchas investigaciones que demuestran que si el estrés y en cuanto a intensidad y tiempo sobrepasan los límites produce alteraciones cerebrales.

Imagen relacionada
https://lamenteesmaravillosa.com/como-eliminar-el-estres-desde-las-primeras-horas-del-dia

Las lesiones por estrés van desde modificaciones leves y reversibles hasta situaciones en las que puede haber muerte neuronal.

“Los perjuicios que puede producir el estrés sobre nuestro cerebro están directamente relacionado con los niveles de hormonas (glucocorticoides y otros) secretados en la respuesta fisiológica del organismo. El exceso de glucocorticoides provoca una cadena de alteraciones en diversas estructuras cerebrales, especialmente en el hipocampo, una zona que juega un papel crítico en muchos procesos de aprendizaje y memoria.”

Según relata el Doctor, la respuesta al estrés depende en gran medida de la primeras etapas de vida.  Así, las primeras experiencias fundamentalmente el cuidado materno en el inicio de la vida, provocan cambios hormonales y celulares definitivos en el hipocampo, la amígdala y otras estructuras límbicas con especial afectación de circuitos colinérgicos, dopaminérgicos y serotoninérgicos.

De esta primera etapa de la vida entonces estará influenciado el cambio en la forma en que el adulto responderá al estrés posteriormente.

Podéis leer más sobre el artículo en : http://www.neuronae.net/#!ESTRES-Y-MUERTE-NEURONALEL-NAÚFRAGO-DE-MAELSTROM/c6ib/55577d610cf2adc1ad38cfad

Aunque vivimos inmersos en un “estrés diario” que es difícil de combatir para todos. Disponemos de “herramientas naturales” para combatirlo y es que muchas investigaciones actuales han querido estudiar la MEDITACIÓN y los grandes beneficios que aporta en nuestro cerebro.

Según recientes estudios, las personas que practican meditación presentan, en determinadas zonas del cerebro, una mayor cantidad de pliegues en su corteza cerebral. Se considera que cuantos más pliegues tenga la corteza cerebral, mejor es el funcionamiento del cerebro.

                                   

                                                              elmonodeharlow.blogspot.com

Meditar solamente unos minutos durante el día, tiene el poder de combatir los efectos negativos del estrés, y esto no se refiere a colocarse con las piernas cruzadas y en aptitud de “OM” . Se puede caminar en silencio, observando cada detalle de la naturaleza o tu entorno por ejemplo, o parar y observar nuestro cuerpo de vez en cuando.

Esperamos que os sirva de ayuda toda la información.

Gracias por leernos!

Explicación biológica sobre el almacenamiento u olvido de nuestras experiencias vitales

Según un estudio realizado hace tiempo por los investigadores de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y publicado en la revista ‘Neuropsychopharmacology‘, el almacenamiento u olvido de nuestras experiencias vitales se basa en la participación de proteínas específicas. La identificación de una proteína, la hipocretina/orexina-1, influye en el establecimiento de la memoria aversiva, y parece ser que abre la puerta a nuevos tratamientos para algunos tipos de fobia, el estrés post- traumático y el miedo.

Al parecer, niveles elevados de esta sustancia, se pueden observar en el fluido cerebroespinal de pacientes con pánico y ansiedad.

Los investigadores de este estudio, partieron del supuesto de que esta proteína podría estar implicada en la consolidación o desaparición, según el caso, de la memoria aversiva o memoria de experiencias desagradables y poco gratificantes.

Gracias a los ensayos, han detectado que si se bloquean los receptores de esta proteína, se facilita la desaparición de la memoria. Esto se convierte en un buen aliado para el tratamiento de enfermedades que cursan con una inapropiada retención de experiencias desagradables en la memoria, como el miedo, el estrés post-traumático e incluso alguna fobias.

Puedes leer más, pinchando sobre el siguiente enlace: http://www.infosalus.com/actualidad/noticia-encuentran-explicacion-biologica-almacenamiento-olvido-experiencias-vitales-20140620151611.html?utm_content=buffer3f18c&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

Fuente imagen: http://www.infodoctor.org/rss/rss/?cat=152&paged=2

CUIDA DE TU CEREBRO EN VERANO

Descansa y aprende a cuidar de tu cerebro en vacaciones

En este día de verano queremos compartir con vosotros este interesante artículo publicado en el blog de “Neuroespi” recientemente. La lectura se basa en estudios recientes de investigación, relacionados con el estrés y las funciones cognitivas o la influencia del entorno en el funcionamiento cognitivo. La verdad que merece la pena que lo leáis porque es bastante interesante.

Os hacemos un breve resumen.

“Las vacaciones tienen el gran potencial de romper el ciclo del estrés. Después de unas buenas vacaciones, estamos más preparados para afrontar el mundo de nuevo, aunque nos dé mucha pereza. Ir de vacaciones y descansar nos permite, entre otras cosas”:

  • Aumentar la perspectiva de nuestros problemas
  • Aporta bienestar y nuevas experiencias vitales
  • Aprender de otras personas u otras culturas, favoreciendo las habilidades comunicativas
  • Relajarse con los problemas familiares, de amigos y/o de pareja y promover buenas relaciones con ellos
  • Volver a la rutina
  • Disminuir el estrés del trabajo y de la vida cotidiana
  • Desarrollo personal e interpersonal
  • Aporta bienestar

En una investigación de la Universidad de Michigan de 2008, se estudiaban los efectos en el funcionamiento cognitivo en la interacción con la naturaleza comparado con la interacción en el medio urbano. Los entornos urbanos suponen una activación de la atención superior a los entornos naturales. Mientras que en una ciudad tienes que estar pendiente de muchos estímulos (por ejemplo evitar que te atropelle un coche o seguir la normas de seguridad vial), en la naturaleza la atención está menos obligada a seguir normas y es menos estresante, lo que convierte las actividades en más reconfortantes y reparadoras.

Los autores encontraron que la exposición a entornos naturales tiene un potencial restaurador también a nivel subjetivo, También concluyeron que la naturaleza aporta tranquilidad y mejora el rendimiento atencional, siempre y cuando los escenarios sean tranquilos y no saturen la atención directa.

En otras investigaciones se ha visto que el consumo de glucosa, el descanso y la meditación antes de realizar tareas atencionales también han demostrado ser factores mediadores importantes de la atención.

En las vacaciones se rompe con el estrés y es importante hacer cosas nuevas, que normalmente no hacemos, nos recomienda Amalia Muñoz Neuropsicóloga autora del artículo. “Visita amigos, pasea, corre, sal en bici, visita lugares que hace tiempo que quieres visitar, haz muchas fotos. Aunque no te muevas de tu ciudad, puedes hacer muchísimos planes y excursiones para ejercitar, relajar, dar creatividad a tu cerebro a la vez que descansas y potencias tus habilidades cognitivas”

Así que ya sabéis, ¡A cuidar nuestro cerebro!

Felices vacaciones a todos aquellos que los que las estéis disfrutando.

Equipo de RhbNeuromad

Podéis leer más sobre este artículo en:

http://www.neuroespai.com/descansa-y-aprende-a-cuidar-de-tu-cerebro-en-vacaciones/

Fuente: http://www.neuroespai.com/

¿El ESTRÉS favorece la MUERTE Neuronal?

Recientes artículos académicos han estudiado la relación del estrés crónico con enfermedades como el Alzheimer o Parkinson, y hoy queríamos compartir lo que recientemente hemos leído sobre el tema.

En primer lugar ,compartimos este interesante artículo que aborda el estrés, está escrito por el Dr. Juan A Cruz Verlarde.

Os pasamos a hacer un breve resumen:

“El estrés es la forma natural en que un organismo vivo reacciona ante un peligro, una amenaza: se activan sus mecanismos de defensa para afrontar esa situación.No siempre el estrés se asocia a un asunto desagradable; hay situaciones en que el organismo tiene que mantenerse más activo de lo habitual,“estresado”, para alcanzar un objetivo: perder un taxi, prepararse una presentación oral, un exámen, marcar gol en el lanzamiento de un penalti”…

Cuando el estrés, respuesta natural del organismo, toma caminos viciados o perturbados, o se hace crónico puede dañarnos. Hay muchas investigaciones que demuestran que si el estrés y en cuanto a intensidad y tiempo sobrepasan los límites produce alteraciones cerebrales.

tudialaboral.com

Las lesiones por estrés van desde modificaciones leves y reversibles hasta situaciones en las que puede haber muerte neuronal.

“Los perjuicios que puede producir el estrés sobre nuestro cerebro están directamente relacionado con los niveles de hormonas (glucocorticoides y otros) secretados en la respuesta fisiológica del organismo. El exceso de glucocorticoides provoca una cadena de alteraciones en diversas estructuras cerebrales, especialmente en el hipocampo, una zona que juega un papel crítico en muchos procesos de aprendizaje y memoria.”

Según relata el Doctor, la respuesta al estrés depende en gran medida de la primeras etapas de vida.  Así, las primeras experiencias fundamentalmente el cuidado materno en el inicio de la vida, provocan cambios hormonales y celulares definitivos en el hipocampo, la amígdala y otras estructuras límbicas con especial afectación de circuitos colinérgicos, dopaminérgicos y serotoninérgicos.

De esta primera etapa de la vida entonces estará influenciado el cambio en la forma en que el adulto responderá al estrés posteriormente.

Podéis leer más sobre el artículo en : http://www.neuronae.net/#!ESTRES-Y-MUERTE-NEURONALEL-NAÚFRAGO-DE-MAELSTROM/c6ib/55577d610cf2adc1ad38cfad

Aunque vivimos inmersos en un “estrés diario” que es difícil de combatir para todos. Disponemos de “herramientas naturales” para combatirlo y es que muchas investigaciones actuales han querido estudiar la MEDITACIÓN y los grandes beneficios que aporta en nuestro cerebro.

Según recientes estudios, las personas que practican meditación presentan, en determinadas zonas del cerebro, una mayor cantidad de pliegues en su corteza cerebral. Se considera que cuantos más pliegues tenga la corteza cerebral, mejor es el funcionamiento del cerebro

elmonodeharlow.blogspot.com

Meditar solamente unos minutos durante el día, tiene el poder de combatir los efectos negativos del estrés, y esto no se refiere a colocarse con las piernas cruzadas y en aptitud de “OM” . Se puede caminar en silencio, observando cada detalle de la naturaleza o tu entorno por ejemplo, o parar y observar nuestro cuerpo de vez en cuando.

Esperamos que os sirva de ayuda toda la información

Gracias por leernos!

¿Qué es la enfermedad?

La enfermedad es vivir en la rutina, con valores ajenos, sin haber estado nunca en contacto con la vida que fluye dentro de cada uno, sin haber sentido la complejidad de la propia experiencia de donde surgen las alternativas.

Eugene Gendlin.

Enfermar es alejarte de lo que realmente eres, de lo que tu alma sabe que es bueno para ti. Es vivir una vida que no es la tuya, es no querer reconocerte, es sucumbir a dictados ajenos, o propios pero caducos.

Pero, ¿por qué enfermamos? Y ¿por qué enferma a veces nuestro cuerpo y otras veces y cada vez más enferma nuestro ánimo? ¿pueden enfermar el uno sin el otro? ¿Hay alguna relación entre nuestro estilo de vida y el aumento de las enfermedades psíquicas? ¿Qué papel juega el estrés?

El Dr. Bruce Lipton, un ex Biólogo Celular de la Escuela de Medicina de Stanford , dice en su libro más vendido según el New York Times “La biología de las creencias”, que el estrés es la causa de más del 95% de todos los padecimientos y  enfermedades, y este es causado por una creencia equivocada. Estas creencias equivocadas nos hacen malinterpretar. Muchas veces son imágenes destructivas que difunden una señal de miedo en todo el cuerpo, poniendo al sistema nervioso en un estado de lucha o de huida, sinónimo de estrés. Con el tiempo, este síndrome de lucha o huida da lugar al padecimiento y la enfermedad. Etimológicamente, disease (enfermedad en inglés) significa precisamente falta de tranquilidad.

Pero entonces la enfermedad , ¿es un trastorno psicoemocional o físico? Antes de nada conviene recordar que el hombre, como ser global, vivencia sus experiencias desde lo corporal, lo emocional y lo psíquico. Cuando un adulto sufre una gripe, es frecuente que estando postrado en la cama, experimente una regresión a la infancia sintiéndose impotente y pudiendo hacer muchas menos cosas de las que realmente es capaz. Es frecuente que el sujeto tenga pensamientos negativos acerca de su mala suerte, su excesiva vulnerabilidad, la desconfianza de los compañeros de trabajo o jefes en cuanto a su estado de salud… Y lo que empezó como un simple resfriado puede acabar en un cuadro de ansiedad habiendo traspasado la enfermedad el terreno somático para alcanzar el psíquico (somatopsíquico).También ocurre al revés, una persona con depresión, enfermedad en principio psíquica, acaba padeciendo insomnio, estreñimiento, inmovilidad por la apatía y acaba disminuyendo la eficacia de su sistema inmune siendo mucho más susceptible de padecer infecciones o tumores (psicosomático).

Cada vez parece más claro que la diferencia entre somático y psíquico no es tan evidente, que el paso de enfermedad estrictamente somática a somatopsíquica es cuestión de tiempo o de audacia y habilidad en la percepción del clínico, de la capacidad de reconocer todos nuestros niveles o planos y su interrelación.

Y para ti… ¿qué es enfermar?

Autora: Beatriz Tierno Tierno.

E-mail: beatriztiernotierno@gmail.com

Fuente imagen: http://avabarronshasho.com/5-lessons-learned-from-illness/

 

¿Pérdida de la memoria en nuestro día a día? Síndrome de la vida ocupada…

estres_

A todos se nos ha olvidado en algún momento dado algún dato o tarea importante (el cumpleaños de un ser querido, las llaves, el paraguas en un día nublado…). Estas pequeñas pérdidas de memoria son normales y no hay porqué alarmarse, si no se presentan de forma continua.

Eso sí, cuando esas pérdidas de memoria se convierten en algo habitual que afecta a la rutina y que comprometen a nuestra estabilidad personal o laboral, podríamos estar sufriendo lo que los científicos denominan “Discapacidad Cognitiva Subjetiva” o “Síndrome de la vida ocupada”.

Este término fue empleado por neurólogos expertos, que empezaron a detectar pérdida de memoria muy frecuente en personas jóvenes. El punto común entre ellos, radicaba en tener altas dosis de estrés y jornadas laborales extenuantes. Según el CPS Research (Centro de Investigación en Glasgow, Reino Unido), el síndrome “Busy Lifestyle Syndrome” se caracteriza por problemas de concentración en personas jóvenes que viven bombardeadas por un constante flujo de información y que tienen gran dosis de estrés.

Según el neurólogo Guillermo Miranda (Centro Neurológico del Norte), “las preocupaciones, los temas laborales, la conexión constante a medios de comunicación como redes sociales, tv, radio o prensa, producen una carga en el cerebro que difícilmente se puede tolerar”. 

También afirma, que hay otros factores que afectan a la memoria (coeficiente intelectual limítrofe, déficit de atención, antecedentes en la infancia como meningitis, encefalitis, epilepsia y esclerosis múltiple…). Algunos de estos factores, pueden acelerar el inicio y desarrollo del Alzheimer. 

¿Y qué se recomienda para evitar este síndrome? Realizar actividades como el deporte, la meditación, el yoga, mantener una dieta saludable, disminuir el ritmo de trabajo, planificarse, ejercitar el cerebro (con actividades como la lectura, estudio, juegos de mesa…).

Si no estimulamos el cerebro pero lo saturamos de información, seguiremos perdiendo la capacidad de nuestra memoria.

Otras causas que influyen en la pérdida de memoria:

1  El déficit de vitamina B12.

2  La disminución de la vitamina B1.

3  Las secuelas de un trauma craneoencefálico.

4  Sufrir migraña crónica.

5  Trastornos del sueño como el insomnio crónico, el uso indiscriminado  de bebidas alcohólicas, la farmacodependencia y uso de alucinógenos como cocaína, heroína o anfetaminas.

6  Patologías que tienen gran responsabilidad en procesos de atención, concentración y memorización de información como el trastorno de ansiedad generalizada y el trastorno depresivo crónico o recurrente.

Si quieres leer más, aquí te dejamos la noticia original: http://revistas.elheraldo.co/miercoles/bienestar/el-sindrome-de-la-vida-ocupada-y-la-perdida-de-la-memoria-131581

Fuente imagen: http://asesores-acf.com/blog/salud/1447-ique-es-el-sindrome-de-la-vida-ocupada